Diego Bellido | “Hemos desmitificado el papel de la cetosis y demostrado la utilidad que puede tener como arma terapéutica en la obesidad”

Investigadores españoles, entre ellos el Jefe de Servicio de Endocrinología y Nutrición del Complejo Hospitalario Universitario de Ferrol (CHUF), Diego Bellido, acaban de demostrar, por primera vez, con un estudio

Diego Bellido | “Hemos desmitificado el papel de la cetosis y demostrado la utilidad que puede tener como arma terapéutica en la obesidad”
El doctor Diego Bellido, en su consulta del Hospital Naval de Ferrol | daniel alexandre
El doctor Diego Bellido, en su consulta del Hospital Naval de Ferrol | daniel alexandre

Investigadores españoles, entre ellos el Jefe de Servicio de Endocrinología y Nutrición del Complejo Hospitalario Universitario de Ferrol (CHUF), Diego Bellido, acaban de demostrar, por primera vez, con un estudio –puesto en marcha por PronoKal Group– la seguridad de la cetosis, una situación metabólica del organismo que siempre ha gozado de mala fama y ha estado ligada a enfermedades.
El médico del centro ferrolano defiende el uso de dietas cetogénicas –bajas en hidratos de carbono y altas en grasas buenas como el aceite de oliva o el aguacate– para casos de obesidad, pero siempre y cuando estén controladas por un especialista y sirvan para coger hábitos de vida saludable durante un corto periodo de tiempo.

¿Por qué vieron la necesidad de desestigmatizar la cetosis como algo malo o dañino para el organismo?
Es un tema un poco controvertido porque tiene muchos detractores y también muchos defensores. La cetosis como tal es un estado casi natural del ser humano que ha vivido siempre en periodos de escasez, es lo que nos mantiene vivos, lo que nos permite aguantar desde una comida a otra prolongada. En las dietas, en cuanto tú reduces el contenido de carbohidratos por debajo de 60 gramos al día, que son las necesidades básicas del sistema del nervioso, entras en un estado llamado cetosis, y este, inducido por una dieta, se puede hacer de distintas maneras con mucha proteína pero fundamentalmente grasa y tiene buenos resultados, por lo que es indicado para pacientes con sobrepeso u obesidad.

¿Qué diferencia a la dieta cetogénica de otro tipo de regímenes?
Lo que son las dietas casi de supermercado, que diría yo, se hacen con modelo mixto con comida o bien solamente con sobres pero tienen un contenido de carbohidratos superior a 100 gramos al día. El problema que tenemos en la práctica con este tipo de dietas es que la gente la puede hacer un día y se harta porque dan mucha hambre. Entonces, la tendencia actual en investigación es utilizar esos modelos con dietas cetogénicas de alta cantidad de proteínas pero reducidas en carbohidratos, es decir, por debajo de 50 o 60 gramos al día porque son dietas que, aun siendo deficitarias, mantienen una calidad de proteínas que las hace desde el punto de vista proteico muy saludables y tienen una parte importante y es que quitan el hambre. La cetosis tiene varias propiedades: una, desagradable, que es el mal olor en la boca; otra agradable y es que quita el hambre; y la tercera es que te encuentras muy activo. Por eso la gente se siente muy a gusto con este tipo de dietas y además se pierde mucho peso, en este estudio que realizamos, los pacientes, obesos, han perdido una media de 20 kilos de peso en 4 meses.

Se trata, por tanto, de reeducar el metabolismo...
Exacto. Son dietas muy efectivas pero no para toda la vida, son para que el paciente pierda peso y se anime y luego haga un modelo de dieta equilibrado. Por tanto, no son dietas para que el paciente las haga por su cuenta sino que tienen que tener un control médico y estar dentro de un programa completo donde se incentive al paciente y se le reeduque en los hábitos alimenticios.

En la comunicación presentada recientemente han contado con varios grupos de estudios para comparar los resultados de la cetosis en organismos con diferentes características ¿Cómo ha sido el proceso de estudio?
Lo que quisimos es demostrar que no había casos de cetoacidosis –condición que pone en riesgo la vida– en los pacientes con dieta cetogénica inducida, es decir que no había complicaciones de este tipo, y que desde el punto de vista metabólico la cetosis controlada era muy segura. Y lo hemos demostrado. ¿Cómo? Con tres grupos de estudio –20 pacientes sometidos a dieta, 51 pacientes en estado de cetoacidosis y otro de diabéticos obesos–, demostrando que el pH sanguíneo y de acetona estaban dentro de la normalidad. Lo que hemos querido ha sido desmitificar el papel negativo de la cetosis y demostrar el papel que puede tener como arma terapéutica en el tratamiento de la obesidad. Además, estamos con patrones en fase de estudio para ver cómo mejora la inmunidad, por ejemplo.

El hecho de que el estudio fuese publicado en la revista especializada de reconocido prestigio internacional “Endocrine”, ¿les hace pensar que obtenga un mayor reconocimiento a esta práctica?
El tratamiento de la obesidad es muy complejo. Casi el 60% de la población adulta en Galicia tiene sobrepeso y un 25% obesidad. Hay muchos tipos por lo que hay que saber elegir la técnica o tratamiento adecuado. Pero no cabe duda de que, para un colectivo de pacientes con obesidad, este tipo de dieta puede ayudar a conseguir el objetivo que buscamos con seguridad.

¿Han aplicado este tipo de dietas a pacientes del área sanitaria ferrolana?
Con mi grupo trabajamos con obesidad en distintos aspectos y este tipo de dietas también las hacemos, pero básicamente, en nuestro entorno sanitario, trabajamos con un modelo grupal. El paciente obeso lo vemos en consulta pero lo trabajamos como si fuera un colegio; recibe seis clases de hora y media cada una de educación de estilos de vida saludables, de otra manera no concibo manejar la obesidad. Se tiene que aprender cuáles son los problemas. En mi servicio tenemos un modelo de trabajo intensivo que nos produce un esfuerzo pero también una alegría, porque de otra manera no conseguimos que las personas se adhieran a un tratamiento adecuado.