lunes 30/11/20

Desarticulado uno de los principales puntos de venta de droga de la comarca

La Policía Nacional encontró, además de una gran cantidad de estupefacientes, un arsenal de armas cortas y largas
En el operativo se intervinieron once armas de fuego, dos cortantes, un chaleco antibalas, munición, más de 12.000 euros en metálico y una gran cantidad de droga | d.a.
En el operativo se intervinieron once armas de fuego, dos cortantes, un chaleco antibalas, munición, más de 12.000 euros en metálico y una gran cantidad de droga | d.a.

“Ferrol está ahora más tranquilo”, afirmó ayer la subdelegada del Gobierno en A Coruña, Pilar López-Rioboo, durante una rueda de prensa en la comisaría de la ciudad naval en la que se mostraron los resultados de la operación Peine, que por el momento continúa en marcha. Si bien ya se conocían algunos datos de la actuación policial, no fue hasta la mañana de ayer cuando se reveló la auténtica magnitud de la misma, siendo uno de los mayores golpes al tráfico de drogas en la comarca de los últimos años.

El operativo tuvo lugar el pasado lunes, poco después del mediodía, en el asentamiento de Los Peinados, en la carretera de San Pedro. Más de medio centenar de agentes de la brigada local de Seguridad Ciudadana y la Judicial con el grupo de Estupefacientes, la octava unidad de Intervención Policial y el Grupo Operativo Especial de Seguridad (GOES), junto a varios guías caninos, intervinieron en el dispositivo, que se prolongó más de seis horas.

El asentamiento, que estaba siendo investigado desde principios de año, era uno de los principales lugares de abastecimiento de estupefacientes de la ciudad y contaba con cuatro puntos de venta independientes, al parecer cada uno con su propia “cartera” de clientes. Como resultado de la operación, ocho personas fueron detenidas, sin que ninguna opusiera resistencia durante las labores policiales.

Armas, drogas y vehículos
A pesar de que en esta clase de intervenciones es común encontrar, además de sustanciosas cantidades de droga, algún tipo de armamento, los resultados de la operación Peine fueron mucho más numerosos de lo esperado.

En cuanto a los estupefacientes, los agentes requisaron 13,5 kilogramos de marihuana –con un valor en la calle cercano a los 60.000 euros–, unos 200 gramos de hachís –1.200 euros–, 900 dosis de heroína –cerca de 10.000 euros– y 500 de cocaína –9.700–.Además, se intervinieron cinco botes de Trankimazin y centenares de pastillas de metadona, posiblemente usadas para cortar la droga, junto a trece básculas de precisión.

Sin embargo, lo que de verdad llamó la atención de los agentes fue la gran cantidad de armamento que los moradores del campamento atesoraban en dos de las cuatro viviendas registradas. Además de un machete, un cuchillo de caza y un chaleco táctico antibalas, la Policía intervino once armas de fuego. En concreto, durante el operativo fueron localizadas una escopeta Fabarn Pernice y una Lamber semiautomática modelo Saut –ambas del calibre 12–; una escopeta sin identificar similar a una Remington 870 –del mismo calibre que las anteriores–; y una carabina de cerrojo.

En lo referente a las armas cortas, se intervino una pistola Tangfolio Limited personalizada de 9 milímetros –se encontró, además, munición común y “parabellum”–; una Beretta VT 70; y otras cuatro pistolas de reducidas dimensiones, mucho más fáciles de ocultar –Ydeal ACP, Star Serie E, Bruni 315 y una cuarta no identificada–. La propia López-Rioboo destacó que este pequeño arsenal podría haber originado una respuesta “de guerrilla” en caso de haber tratado de resistirse al arresto.

Finalmente, los agentes confiscaron cerca de 12.080 euros en metálico y dos vehículos de gama alta: un Audi A5-S5 y un A6.

Investigación abierta
En la presentación de los resultados del operativo estuvieron presentes, además de la propia subdelegada del Gobierno en la provincia, el jefe regional de Operaciones y comisario principal, José Luís Balseiro, y el comisario jefe de Ferrol-Narón, Jorge Rubal, que anticiparon que, pese a las detenciones, la investigación continuaba abierta.

“El que se haya desactivado este clan es para estar contentos, más tranquilos en Ferrol” afirmó López-Rioboo, que aprovechó la ocasión para agradecer su labor a los cuerpos de seguridad. Por su parte, José Luís Balseiro apuntó que la operación fue “fruto de un trabajo exhaustivo de investigación” y que estaba tutelado por parte del Juzgado de Instrucción número 1 de Ferrol, quien además autorizó los registros.

“Esta es la materialización de la investigación”, aseveró, al tiempo que señalaba que aún había “fuentes y circunstancias abiertas que se irán trabajando progresivamente”. En este sentido, Balseiro hizo hincapié en que uno de los siguientes pasos a dar sería la determinación del origen de las armas y cómo estos individuos pudieron adquirirlas. Igualmente, el comisario principal calificó de “salto cualitativo” la presencia de un chaleco antibalas entre el material requisado.

De los ocho detenidos en la operación Peine, tal y como expusieron los responsables de la misma, tres ingresaron directamente de forma provisional en la prisión de Teixeiro –dos hermanos y un sobrino de estos–, mientras que los cinco restantes quedaron en libertad con cargos.

Comentarios