viernes 20.09.2019

Denuncian falta de personal en la residencia de mayores de Caranza

Los auxiliares de enfermería demandan a la Xunta que ataje una situación que puede poner en riesgo a los usuarios
Centro Mayores Caranza
Centro Mayores Caranza

Más de una treintena de auxiliares de enfermería del centro de mayores de Caranza demandan a la Xunta que intervenga para frenar el déficit de empleados y las deficiencias estructurales de las instalaciones. Describen una situación laboral en la que los turnos reales están por debajo de lo establecido y alertan del riesgo de que esta precariedad pueda afectar a la asistencia a los usuarios a pesar de que “estamos a facer todo o que podemos dentro dos nosos xa sobrepasados límites”. Califican su situación laboral de “maltrato institucional” tanto con los residentes como con los trabajadores.


Los auxiliares enviaron un escrito a la Xunta el pasado 17 de julio detallando los problemas de carencia de personal, con ratios que consideran que no son adecuados, y explicando además las dificultades generales de prestación del servicio. En la actualidad siguen “sen ningún tipo de resposta nin solución”.


Los problemas que denuncian incluyen unos turnos de trabajo en los que “non se corresponden o número de efectivos en quenda coas matrices entregadas ao comité de empresa”, de forma que, según la documentación que aportan, hay días en los que tendría que haber doce personas en un turno de mañana y hay siete o incluso seis. También se quejan de las deficiencias del edificio, con dos elevadores y un montacargas muy lentos, lo que dificulta el transporte diario de los residentes –instalados en siete plantas– a las actividades de terapia ocupacional. Hablan de pasillos estrechos para transportar las sillas de ruedas y de comedores sin espacio suficiente.


Respecto a los residentes, aseguran que las valoraciones sobre si son válidos son incorrectas, de forma que llegan personas que tendrían que valerse por sí mismas pero no es así, y esas situaciones no se contemplan a la hora de reforzar el personal. También denuncian que disponen de apenas tres minutos por persona para el aseo matutino.


Explican en el escrito presentado ante la Xunta que la edad media de las trabajadoras del colectivo supera los 50 años en el momento actual “e neste rango de idade é cando máis sobrecarga de traballo están a soportar”.

“Vimos desenvolvendo o noso traballo nunhas condicións que consideramos non son axeitadas, o que está a causar entre nós diversas patoloxías tanto físicas como psíquicas debido ao estrés e á sobrecarga que vimos soportando”, apuntan. Alertan sobre las consecuencias que esta situación pueda tener sobre los usuarios y piden que “se aumente de forma urxente o número de traballadores en quenda (...) e se tomen as medidas axeitadas, tanto estruturais como protocolarias, co fin de mellorar a vida de residentes e traballadores”.

Estos trabajadores opinan que no se está prestando a los mayores la asistencia que merecen y culpan a la dirección del centro, a la Jefatura de A Coruña, la secretaría xeral y, en último término, a la conselleira de Política Social, Fabiola García.

Comentarios