Sábado 19.01.2019

Ocho décadas y un lustro dedicados a la seguridad de los vecinos de Ferrolterra

Si en algo se caracteriza Ferrol en términos económicos es en la polaridad que presentan los negocios en cuanto a su inserción en el mercado.

El equipo actual de la Agencia Naya, Bego Santalla, María Santalla, Montse Becerra y Teo Naya (de izquierda a derecha)
El equipo actual de la Agencia Naya, Bego Santalla, María Santalla, Montse Becerra y Teo Naya (de izquierda a derecha)

Es muy sencillo ver locales comerciales, de servicios o restauración tradicionales puerta con puerta con otros más modernos y mucho menos longevos. Curiosamente, no parece haber muchos casos en los que una empresa se sitúe en un punto intermedio; o es relativamente novedosa, o bien “de toda la vida”. Esta característica, además, se traslada de una forma muy natural al conjunto de la ciudadanía, en la que los jóvenes se decantan más por aquello que no conocen y puede suponer un buen balance entre riesgo y recompensa, y los más veteranos que prefieren un servicio que no les sorprenda y en el que confían.

La agencia aseguradora Naya es un claro ejemplo de estos negocios tradicionales que una vez implantados en el tejido económico de la ciudad naval se volvieron parte de la misma. Tanto es así que durante el presente 2018 han cumplido su 85 aniversario, convirtiéndose no solo en una de las empresas más longevas de Ferrol, sino también en una de las primeras agencias de seguros de España y toda una saga familiar.

Negocio intergeneracional
Las oficinas de este negocio abrieron por primera vez en 1933 en la calle Rubalcaba, una localización que mantendrían hasta los años 60, cuando se trasladaron al número cuatro de la calle Catalunya –en la que permanecerían hasta hoy, cambiando únicamente al número dos–. Su fundador, Teodoro Naya, representaba entonces a la histórica compañía La Unión (1856), una de las aseguradoras más antiguas de todo el territorio nacional. Sin embargo, tal y como cuenta su actual gestor y nieto del creador de la empresa, Teodoro Naya –curiosamente todos los directores de la misma han compartido este nombre–, una desgracia familiar dotó a la agencia de una característica extremadamente rara para la época y que ha mantenido hasta hoy. En 1936 su fundador pierde la vida, dejando al cargo a su mujer, Remedios Piñeiro, y a sus hermanas, convirtiéndose así en la primera agencia de seguros de España gestionada íntegramente por mujeres.

Según asegura Teodoro fueron años difíciles. La Guerra Civil y el período de postguerra supusieron un duro reto para una compañía tan nueva, en una época en la que una mujer necesitaba el permiso de un hombre para casi todo, especialmente lo relacionado con gestiones con entidades. Sin embargo, tal y como relata su director, quizás este hecho fuese su mayor fortaleza, pues en aquellos años los varones formaban la práctica totalidad de la mano de obra de la industria y la agricultura, relegando en las mujeres las labores de gestión doméstica. Así, las mujeres debían lidiar con el tema de los seguros, por lo que ser asesoradas por otras mujeres les daba mucha más seguridad. De este modo se ha conservado la tradición, siendo desde entonces hasta hoy una plantilla casi íntegramente femenina.

El negocio se ha mantenido casi inalterable hasta ahora, cambiando solo de localización y de compañía matriz –a día de hoy es Axa Seguros, una corporación de origen francés considerada la aseguradora líder en todo el mundo–, pero ofreciendo el mismo trato.

Así, la empresa fundada por Naya ha ido ampliando servicios, pero manteniendo aquello en lo que han confiado los ferrolanos con el paso de los años. Y es que el buen trato, la cercanía y la honestidad no solo ha logrado mantener a los clientes de toda la vida, sino además que estos también lleven a sus hijos y a sus nietos, continuando un legado que ya forma parte de Ferrol.

Comentarios