miércoles 12/8/20

La crisis de Alcoa San Cibrao, un nuevo golpe a los intereses económicos del puerto de Ferrol

La reducción de la actividad en la factoría lucense afectaría a las futuras descargas de bauxita y alúmina
Las crisis de Endesa y Alcoa y la Covid-19 afectaron a las operaciones más importantes de la Autoridad Portuaria | jorge meis
Las crisis de Endesa y Alcoa y la Covid-19 afectaron a las operaciones más importantes de la Autoridad Portuaria | jorge meis

La crisis desatada en las factorías de Alcoa San Cibrao, donde el pasado jueves se anunció el próximo despido de más de medio millar de empleados, tendrá un impacto directo en las operaciones de la Autoridad Portuaria de Ferrol. El organismo, que supervisa el tráfico marítimo tanto de la ciudad naval como de la villa lucense, ya sufrió uno de los golpes más duros de su historia hace poco más de un año con la parálisis en la actividad de la central térmica de Endesa en As Pontes, una historia que podría volverse a repetir –aunque a un nivel relativamente más reducido– en los próximos meses.

Así, tras el “cese” de la importación de carbón –el granel sólido de mayor presencia en los muelles ferrolanos hasta abril de 2019–, la bauxita tomó la primera posición como la mercancía más descargada en las instalaciones de la Autoridad Portuaria, con un total de 1.204.123 toneladas durante el primer trimestre del año. La segunda, mucho más por detrás, sería la alúmina, con 332.596 toneladas.
El problema es que, al igual que pasó con el carbón de As Pontes, ambos materiales son fundamentales para la actividad de la factoría de San Cibrao, por lo que una parálisis en la producción se traduciría en una nueva reducción, si no cese, en la importación de los mismos. No obstante, desde la gerencia de Alcoa se apuntó que de las dos líneas de producción que operan en San Cibrao –aluminio y alúmina–, solo la sección de fundición de la primera se vería afectada –lo que no quita que el 84,3% de la plantilla será despedida–, mientras que la segunda permanecerá como hasta ahora.

Este hecho hace difícil prever hasta qué punto afectará la decisión a las operaciones de la Autoridad Portuaria a largo plazo, dado que por el momento no se ha anunciado un cierre como tal de la factoría y desde los diferentes grupos políticos, tanto a nivel nacional como autonómico, se están planteando diferentes propuestas para revertir la situación.

Un año clave
Independientemente del futuro inmediato de las instalaciones de Alcoa San Cibrao, resulta innegable que el período 2019-2020 ha resultado clave para la Autoridad Portuaria. Si bien el dramático descenso en el consumo de carbón y la parálisis completa del tráfico de cruceros a causa del Covid-19 han supuesto grandes golpes a sus resultados, también han servido para incentivar un cambio en sus operaciones.

Esta misma semana, por ejemplo, llegaban al muelle de Curuxeiras tres buques oceánicos –el cuarto se espera para hoy por la mañana– para una operación de parada, una línea de negocio hasta ahora no explotada y que sirve como alternativa a los cruceros pequeños. Del mismo modo, el tráfico de contenedores también se incrementó, trasladando a Ferrol parte de las operaciones de Vigo.

Comentarios