lunes 18/1/21

Seis concellos de la comarca se quedan aislados de forma individual

A la ciudad naval se suman las restricciones más altas para Narón,  Ortigueira, Cabanas, Pontedeume y Fene
Los dos primeros sanitarios vacunados en el Área Sanitaria de Ferrol recibieron ayer su primera dosis | cedida
Los dos primeros sanitarios vacunados en el Área Sanitaria de Ferrol recibieron ayer su primera dosis | cedida

Tal y como se preveía una vez celebrada la reunión del comité clínico de expertos el pasado lunes, y como ayer dio a conocer el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, las restricciones han aumentado en las comarcas de Ferrol, Eume y Ortegal, del mismo modo que lo han hecho los casos activos de Covid-19, las hospitalizaciones y la progresión de contagios desde que concluyeron las fiestas navideñas.

Así, si en estos últimos días solo Ferrol ostentaba el nivel máximo de restricciones, ahora se le suman los concellos de Narón, Fene, Ortigueira, Cabanas y Pontedeume, muchos de los cuales, pese a su elevada incidencia en el número de casos, nunca hasta ahora habían formado parte del listado de Concellos con restricciones más allá de las genéricas para toda Galicia. Otros, como Narón, apenas han “disfrutado” de una semana de nivel medio, ya que tras formar parte de una almendra perimetral con Ferrol, bajó de nivel de riesgo, para, en este nuevo análisis de la situación, recuperar el escalón de incidencia más alto, aunque ahora ambos estarán cerrados, al igual de Fene, Cabanas y Pontedeume, de forma individual.

Fuera de este nivel máximo de alerta se encuentran los demás concellos de las tres comarcas –Neda, Mugardos, Ares, Valdoviño, Cedeira, Cariño, Monfero, A Capela, As Pontes, As Somozas, Moeche, Cerdido, San Sadurniño y Mañón–, que pasan, de todos modos, a nivel medio, con las pertinentes restricciones correspondientes pero sin limitaciones de movilidad entre ellos. Son, en total, 14 municipios, muchos de los cuales no tenían hasta ahora ninguna medida específica por contar con bajos casos de infección –entre 1 y 9–. Ahora, verán también limitada, aunque en menor medida que los seis concellos citados, su actividad.

De este modo, está previsto que las decisiones tomadas, que afectan básicamente tanto a la movilidad como a la hostelería, al toque de queda, al número de personas en las reuniones y al aforo de establecimientos comerciales, estén en vigor desde mañana hasta, en principio, mediados del mes de febrero, con el fin de que la curva de contagios pueda descender. En este sentido, se espera que, con las nuevas restricciones, a finales de enero o principios de febrero pueda doblegarse la curva de contagios, que alcanzó ayer en el Área Sanitaria de Ferrol la cifra de 659, 61 casos más que en la jornada anterior, creciendo también el número de hospitalizaciones y de casos positivos en una única jornada de pruebas.

Medidas

Los seis municipios de la zona con mayor incidencia deberán cumplir las normas generales de toque de queda a las diez de la noche y reuniones de cuatro personas como máximo, pero además estarán cerrados perimetralmente sin poder comunicarse con los demás concellos, a no ser por cuestiones sanitarias, laborales, educativas, para cuidado de personas mayores o menores y para las necesidades comerciales indispensables. Los establecimientos de hostelería estarán cerrados en el interior y solo podrán funcionar las terrazas –al 50%– hasta las seis de la tarde. Los comercios podrán abrir como máximo hasta las 21.30 horas –al 30% de su capacidad– y en los centros comerciales no se podrá hacer uso de las zonas comunes más que como espacios de tránsito, sin emplear el mobiliario existente. En los demás municipios de la comarca, la hostelería podrá estar abierta hasta las seis, con aforo del 30% en interiores y 50% en terrazas.

Comentarios