viernes 20.09.2019

El Concello trasladará a la Xunta la reivindicación del Cruceiro de Canido

La gran mayoría de las familias del centro ferrolano no llevaron ayer a sus hijos al colegio para protestar por la falta de limpieza derivada de las obras
Colegio Cruceiro de Canido estado obras aula de 4 años
Colegio Cruceiro de Canido estado obras aula de 4 años

El inicio del curso escolar en la jornada de ayer en Ferrol estuvo marcado por la acción de protesta llevada a cabo por la mayoría de las familias de alumnos y alumnas del CEIP Cruceiro de Canido. Tal y como acordaron el martes en una asamblea, decidieron no llevar a sus hijos al colegio al considerar que las aulas no reúnen las condiciones necesarias como consecuencia de las obras a las que está siendo sometido el recinto escolar.

Critican fundamentalmente, como ayer reiteraban desde el ANPA, las condiciones de limpieza, con gran cantidad de polvo sobre todo en algunas aulas. “O centro non está nas condicións adecuadas para desenvolver a actividade con normalidade”, incidía ayer José Paz, miembro de la asociación de madres y padres de alumnos. “Nós estamos encantadísimos coas obras que se fixeron –la Consellería de Educación ha invertido un total de 835.000 euros para mejorar la eficiencia energética del centro–, pero as condicións de salubridade nestes momentos non son as adecuadas, ao non ter rematados completamente os traballos”, manifestó.

De hecho, y debido a las circunstancias excepcionales motivadas por las obras, el centro se vio en la obligación de cancelar la entrega del material por parte de las familias que en un principio se había fijado para el martes, víspera del inicio escolar.

A pesar de que los técnicos y la Consellería dieron luz verde para la incorporación del alumnado al considerar que la seguridad de la comunidad educativa está garantizada, la gran parte de las familias ha decidido posponer hasta el próximo lunes el regreso de sus hijos a las aulas.

La secretaria comarcal de la CIG-Ensino, Tona Martínez, aseguró que “hai aulas que non cumpren as condicións para acoller ao alumnado, xa que algunhas ventás están cubertas con plásticos que impiden entrar a luz e a ventilación; tamén hai vallas no patio, ... Non está en condicións de iniciar o curso”, dijo.

Las obras, iniciadas a mediados del mes de julio, consistieron en la reforma de la cubierta y fachada, la sustitución de todas las ventanas y puertas, así como el pintado del interior, el pulido del pavimento y la colocación de falto techo acústico en las aulas.

Tal y como se informó ayer desde la dirección del centro, fueron muy pocos –sobre unos cuarenta de los casi 400 matriculados este curso– los escolares que ayer se incorporaron al mismo.

Concello

Los que sí se acercaron ayer hasta el colegio para reunirse con la dirección y con los representantes de los padres de alumnos fueron el alcalde de Ferrol, Ángel Mato, y el concejal de Educación, Antonio Golpe, acompañados por los técnicos municipales. Ambos pudieron comprobar de primera mano las incidencias ocasionadas por los trabajos, que se reproducen en varias dependencias de las instalaciones.

Golpe se mostró “moi sorprendido” de que las obras no incluyesen la limpieza posterior, pese a que se trata de una actuación que genera grandes cantidades de polvo y otros residuos, y que no se adoptasen medidas para proteger el mobiliario y el material que hay en el interior de las aulas.

El alcalde, por su parte, se comprometió a ponerse en contacto con la Consellería de Educación para trasladarle la necesidad de que se adopten las medidas necesarias, incluso con medios de limpieza industriales, para que las clases se puedan desarrollar en mejores condiciones.

Mostró también la disposición del Concello a contribuir en la medida de los posible a que así sea, a pesar de que la obligación de la Administración municipal es estrictamente cumplir con las tareas de limpieza ordinarias, y no con las derivadas de obras de tal envergadura, apuntaron ayer desde el Concello.

El gobierno local informó además que ya ya procedido a cubrir la baja en la conserjería del colegio, que se produjo recientemente. Tal y como explicó la concejala de Recursos Humanos, María Teresa Deus, se hizo “coa maior celeridade”, tal y como demandaban los representantes de la comunidad escolar.

La Consellería de Educación, por su parte, no destacó ayer ninguna incidencia en el inicio del curso escolar en la ciudad. l

Comentarios