lunes 30/11/20

El Concello apura los plazos para que el presupuesto esté en vigor el 1 de enero

El borrador todavía no ha sido negociado con los grupos ni con el personal antes de pasar a comisión
El gobierno deberá buscar el apoyo de otros grupos para poder sacar adelante los presupuestos municipales  |j.m.
El gobierno deberá buscar el apoyo de otros grupos para poder sacar adelante los presupuestos municipales |j.m.

La presentación de los presupuestos de la Xunta para que el 2020 pueda comenzar con el texto económico en vigor contrasta con la carencia de información acerca de los que serán los primeros presupuestos municipales del gobierno socialista.

Aunque hace ya tiempo que la responsable de Economía e Facenda, Maite Deus, afirmó que se estaba trabajando en las cuentas y que cada área debía plantear sus prioridades para ser tenidas en cuenta, a dos meses del inicio del próximo ejercicio los tiempos están ajustados, sobre todo cuando se trata de un gobierno en minoría, de ocho concejales, que deberá contar con claros apoyos para poder sacar adelante los presupuestos municipales.

Mientras muchos Concellos aprobaron sus cuentas en 2018, pese a que las elecciones y la toma de posesión haría que solo estuviese operativo para unos cuantos meses, el de Ferrol optó por continuar con el presupuesto de Ferrol en Común –el único que fue aprobado en el pasado mandato– y ponerse a trabajar ya en el próximo.

Ahora, todavía queda mucha tramitación pendiente y muy poco tiempo, toda vez que ni siquiera ha habido mesa de negociación alguna para abordar el capítulo 1, referido al personal municipal. Tampoco ha salido adelante aún la Oferta Pública de Empleo de 2019, aunque la responsable del área económica aseguró que pese a no haber aprobado el presupuesto, esta oferta no se perdería.

La negociación con los demás grupos políticos sería fundamental para llegar a un pleno con las cuentas –en este caso de votos– hechas, pero antes del pleno todavía queda un proceso que no se ha iniciado y que está previsto comenzar en noviembre.

Así, si lo que se espera es que el 1 de enero el Concello estrene presupuestos socialistas, el documento debe ser aprobado definitivamente antes del 31 de diciembre, pero previamente deberán formalizarse las comisiones y sesiones previas oportunas.

Lo habitual sería que el gobierno entregase el borrador del texto económico a la oposición con suficiente antelación para negociar antes de la convocatoria de una comisión de Economía en la que se debatirían las cuentas.

Tras el dictamen de la comisión –los grupos pueden reservarse para emitir su postura en el pleno– sería preciso convocar un pleno en el que se abordase el documento y proceder a su aprobación provisional.

Se abriría así un plazo de unos quince días para la presentación de las posibles enmiendas o alegaciones y, con ese tiempo concluido, todavía habría que convocar una nueva comisión para aceptarlas e incluirlas en el texto o bien justificar su rechazo.

Un nuevo pleno sería el que tendría que dar por aprobadas las cuentas de 2020 de forma definitiva, antes de la publicación en el boletín oficial, que sería elmomento de entrada en vigor de esas cuentas.

Por esto, el tiempo corre en contra del ejecutivo, que se enfrenta a un nuevo presupuesto con las críticas de apenas haber ejecutado muchas de las inversiones previstas para 2019, entre ellas algunas que se esperada tener casi concluidas entre 2018 y 2019 como la pista polideportiva de Mandiá, de la que nada se sabe.Sí están en marcha, sin embargo, otras obras “estrella” como la plaza de Armas, la pasarela de Santa Mariña o el mercado de Caranza, que ya formaba parte del presupuesto prorrogado.

Comentarios