martes 17.09.2019

El Concello aleja la huelga de limpieza con la aprobación de las facturas adeudadas

Urbaser cobrará por el servicio de limpieza que presta en la ciudad y cuyas facturas no se habían abonado desde que en septiembre de 2017 comenzaron a desestimarse en el pleno,

Los trabajadores de Urbaser acudieron al pleno para pedir a los grupos los pagos por el trabajo que realizan | jorge meis
Los trabajadores de Urbaser acudieron al pleno para pedir a los grupos los pagos por el trabajo que realizan | jorge meis

Urbaser cobrará por el servicio de limpieza que presta en la ciudad y cuyas facturas no se habían abonado desde que en septiembre de 2017 comenzaron a desestimarse en el pleno, con el voto contrario del PP. Desde enero de 2018 no se habían vuelto a traer a pleno y ayer consiguieron salir adelante –votos a favor de FeC y abstención de los demás grupos y ediles– y alejar así la amenaza de huelga de los trabajadores, que veían peligrar sus salarios tras los retrasos ya acontecidos con la paga extraordinaria.
El presidente del comité de empresa de Urbaser, Jesús Vázquez, intervino en la sesión de ayer para pedir que no se utilizase a los trabajadores “como arma política” y recordó que desde 2001 no ha habido ninguna huelga en la ciudad y tampoco se quiere convocar ninguna pero sí “cobrar los salarios”. Por eso pidió a los responsables municipales que “hagan su trabajo y no suman a los trabajadores en un agujero negro”.
El abono de las facturas adeudadas, que supera el millón de euros, pudo salir adelante con un condicionante del Partido Popular. Así, el concejal Alejandro Langtry propuso, para poder abstenerse y favorecer los pagos, que se presentase, en el próximo pleno en el que se abordasen facturas por este servicio para reconocimiento extrajuidical, un informe aclarativo sobre si lo que cobra la empresa es lo correcto, apuntando que el coste es el mismo que antes cuando, a su juicio, el gasto es menor porque ya han vencido amortizaciones de vehículos y no ha habido nuevas inversiones.
También se reclamó una auditoría a la empresa, que no se realiza desde el año 2015.
Con esas cuestiones incluidas en el punto de aprobación, las facturas salieron adelante, al igual que la estimación parcial del recurso de reposición de la empresa Urbaser para el cobro de las facturas adeudadas, que fueron rechazadas, correspondientes a tres meses del año pasado.
Pero aunque se resolvió el problema puntual del pago por un servicio realizado, el futuro del mismo quedó sin aclararse y todavía se complicó más con la aparición de un último informe de intervención que hizo dudar a los grupos municipales de si la prórroga del contrato existente con Urbaser continuaba adelante, por lo que no habría hecho falta llevar a pleno la convalidación de facturas. El interventor intervino en la sesión para aclarar que “no digo que la prórroga siga vigente, sino que es una prórroga forzosa vinculante, sin entrar en la legalidad de la misma”. Indicó asimismo que “el acuerdo es vinculante pero basado en vicios de nulidad”, lo que no pareció aclarar mucho las dudas de los portavoces que continuaron preguntándose “si temos contrato ou non”.
Soluciones
También se puso sobre la mesa, con las críticas de la totalidad de la oposición, el futuro del servicio del recogida de basura y limpieza, ya que en estos más de tres años de mandato no se ha avanzado en esta cuestión.
Todos los grupos recordaron que se ha hablado de remunicipalización, mancomunización y contrato conjunto con Narón sin que ninguno de estos esté avanzado. Es más, ni siquiera se ha roto definitivamente con el procedimiento iniciado en el mandato popular.
A este respecto, la edil no adscrita Esther Leira recordó que “non hai pedido un só informe para ir a unha xestión directa” que es la posición que defendía el ejecutivo al inicio del mandato, ni, como recordó Ana Rodríguez, de Cs, se ha procedido al desestimiento del contrato existente, cuando existen informes en el que se hablaba de contradicciones del contrato que lo permitirían. Se ha optado, sin embargo, por una renuncia al mismo, pero aun no se sabe cómo se efectuará.
Por eso, el portavoz del BNG, Iván Rivas, apuntó que “aprobar as facturas é circunstancial, mentras que que hoce non haiba alternativa é inadmisible”.
También desde el PSOE, Bruno Díaz, se recordó que hace cinco meses que se está a la espera de un informe para la renuncia, que todavía no está elaborado, y desde el PP, Alejandro Langtry no dudó en acusar al alcalde de parecer “el delegado de Urbaser” por permitir que siga la situación sin variaciones.
El alcalde, Jorge Suárez, se defendió apuntando que la situación parece la película de Summers “Todo el mundo es bueno”, recordando, sin embargo, que en el mandato popular se convalidaron continuamente las facturas del contrato de servicio eléctrico, sin regularizar, y desde el PSOE, indicó el alcalde, pese a haber llevado el área de Servizos “non se fixo ningunha proposta de modelo a seguir”.
El alcalde se comprometió en el pleno a la realización de las auditorías de los últimos años a Urbaser y agradeció el desbloqueo de las facturas, apuntando que ahora se procederá a la renuncia del contrato y se abordarán las nuevas posibilidades, con dos líneas rojas, el mantenimiento del cuadro de personal y que no se aumente el recibo a los contribuyentes. l

Comentarios