Martes 23.04.2019

Comunican a los trabajadores el cierre del parking de Porta Nova para el día 31

Los vigilantes se quedarán sin empleo y los abonados sin plazas si no se toman soluciones antes de esa fecha

El estacionamiento del centro comercial tiene más de 100 plazas de abonados que quedarán sin aparcamiento el próximo mes | jorge meis
El estacionamiento del centro comercial tiene más de 100 plazas de abonados que quedarán sin aparcamiento el próximo mes | jorge meis

El aparcamiento subterráneo del centro comercial Porta Nova dejará de prestar servicio el próximo 31 de enero. Así les fue comunicado estos días a los trabajadores que se encargan de la vigilancia y el cobro de las tarifas a los usuarios, que tendrían que abandonar sus puestos a las doce de la noche, dejando el estacionamiento sin vigilancia alguna y sin que se impida por tanto la entrada en las instalaciones.

La situación que viven los cuatro guarda-cajeros, que así se denomina el puesto de ocupan, es muy delicada desde hace ya tres años, cuando la empresa, Portanova Park, concesionaria del aparcamiento, dejó de abonar sus nóminas, y entrando, posteriormente, en concurso de acreedores. Ya en el año 2016 los empleados iniciaron huelgas para denunciar su situación y reclamar al Concello, que es quien adjudicó la explotación del parking, que tomase algún tipo de medidas.

Los trabajadores subsisten desde entonces con el dinero que recaudan de los abonados que disponen de plazas en el parking –algo más de cien– y con las tarifas cobradas a los que utilizan de forma esporádica las instalaciones para aparcar en la zona. 

Esta semana, el administrador concursal les notificó el cierre, fijando ya la fecha y anunciando que pasarán a situación de desempleo, con la posibilidad de subrogación en el plazo de un año en el caso de que el Concello se hiciese cargo del parking o lo sacase nuevamente a concurso.

La primera de las posibilidades no se baraja por parte del ejecutivo que siempre apostó por el rescate de las instalaciones y, en todo caso, iniciar un nuevo proceso de concurso.

Los trabajadores temen que la situación se prolongue en el tiempo y concluya el año sin ser subrogados y en el paro. La próxima semana se mantendrá un nuevo encuentro entre la abogada de los trabajadores y de la empresa para analizar la situación, ya que los empleados están dispuestos a denunciar en el Juzgado dicha situación.

Además de la situación laboral que padecería el personal que trabaja en este aparcamiento subterráneo, los propios vigilantes explican que al abandonar su puesto de trabajo, las instalaciones que no cuentan con un portalón de cierre quedarían a merced de quien quisiese entrar, incluso se podría acceder de forma directa a las instalaciones del centro comercial, en la planta superior al parking, con el consiguiente peligro.

Rescate
La empresa alegó en su día problemas económicos y grandes pérdidas –hablaba de 1,5 millones de euros entre 1995 y 2013– que le impedían hacerse cargo del servicio concesionado. De hecho, acudieron a los Juzgados con el fin de que el Concello rebajase el canon que tenía que abonar e incluso solicitó una indemnización por no responder el servicio a las expectativas esperadas. Esta petición fue rechazada y desde entonces la empresa se encuentra en procedimientos concursales.

El Concello, conocedor de la situación, barajó diversas posibilidades para ese espacio, incluso la de que dejase de prestar servicio como parking y se le diesen otros usos. Para cualquier decisión, el primer paso sería el rescate de las instalaciones, que todavía no se ha llevado a cabo.

Comentarios