domingo 29.03.2020

El comité de empresa de Navantia denuncia represiones en las auxiliares

Los trabajadores de los astilleros protagonizaron ayer una nueva concentración frente a la antigua Bazán
Concentración de los trabajadores frente a la puerta de la antigua Bazán durante la mañana de ayer | jorge meis
Concentración de los trabajadores frente a la puerta de la antigua Bazán durante la mañana de ayer | jorge meis

La concentración de los trabajadores de Navantia de la mañana de ayer, englobada en el nuevo calendario de protestas semanales, sirvió como marco para la denuncia por parte del comité de empresa de la factoría ferrolana de situaciones de represión en el seno de las industrias auxiliares. Según afirmó el presidente del organismo de representación social, Javier Galán, esta situación se está dando como respuesta a la decisión de los empleados de estas compañías de secundar la última manifestación sectorial.

En concreto, Galán señaló a la empresa Maessa –que ofrece servicios de montajes industriales y mantenimiento– como una de las compañías que estaban realizando estas prácticas. Según el presidente del comité de empresa, la gerencia de la corporación estaría tratando de “castigar” a sus empleados por secundar las protestas. Precisamente, la concentración de ayer en un principio iba a trasladarse hacia los Juzgados de Ferrol, donde está teniendo lugar un proceso judicial entre Maessa y dos de sus trabajadores por este mismo motivo, pero finalmente esta parte de la protesta no se llevó a cabo al alcanzar un principio de acuerdo ambas partes.

El comité advirtió de que no iba a “consentir” esta clase de prácticas en las empresas 
del naval ferrolano 

Galán apuntó en declaraciones a los medios que, pese a que no llevarían la protesta finalmente a las puertas de la sede judicial ferrolana, mantendrían el aviso dado a la mencionada compañía, puesto que les “chega información” de que esta “quere voltar a castigar aos traballadores pola última manifestación que se de-senvolveu polas rúas de Ferrol”. En este sentido, el representante sindical advirtió poco después, mientras se dirigía a los trabajadores concentrados, de que “non imos consentir que ningún empresario tome ningún tipo de represalias porque os traballadores da súa empresa se movilicen para conseguir carga de traballo”.

Nuevas incorporaciones

Además de un nuevo contrato que de continuidad a la actividad productiva en las factorías ferrolanas, el tema de las nuevas incorporaciones continúa siendo uno de los puntos fundamentales en las protestas de los trabajadores del naval ferrolano.

Tal y como ya había anticipado el pasado miércoles el sindicato CIG, la parte social de los astilleros ha puesto el próximo 6 de marzo como fecha límite para la reanudación de las negociaciones con la gerencia de los astilleros de la ría. “Mantivemos unha asamblea este día para tomar unha serie de decisións e entre elas estaba que non podiamos seguir aguantando pola repercusión interna, e dicir (...) co que ten que ver coas perspectivas que hai de novos ingresos en Navantia”, apuntó Galán al tiempo que reafirmaba la mencionada fecha.

El presidente del comité de empresa denunció que en este proceso hay “unha serie de criterios emanados de Madrid” y que, asegura, la gerencia de Ferrol está tratando de “torpedear”. De este modo, desde los sindicatos se advirtió que de no cumplirse dichos “puntos” –como la publicación de una relación detallada de admitidos y no admitidos o un período de reclamaciones para estos últimos– se tomarán las medidas de presión necesarias.

Comentarios