domingo 27/9/20

Las cofradías de la ría advierten de que están en una situación “límite”

Denuncian que los requisitos del cese de actividad excluirían a la mayoría de los mariscadores
Los pósitos prevén un otoño muy complicado para las 400 familias que viven del marisqueo en la ría | quintana
Los pósitos prevén un otoño muy complicado para las 400 familias que viven del marisqueo en la ría | quintana

Más de medio centenar de mariscadores de las cofradías de Ferrol, Barallobre y Mugardos se concentraron ayer en la Casa do Mar de A Coruña para reclamar una solución a la crisis del sector en la ría, en la cuerda floja tras el cierre de As Pías y la proliferación de un parásito –Perkinsus olseni– que ha ahondado en el ya preocupante nivel de producción de almeja desde hace casi dos años.

Los pósitos consideran que estas circunstancias, como en su momento respaldó la propia Consellería do Mar, justificarían la aprobación de un cese de actividad por parte del Instituto Social de la Marina. Esa posibilidad, no obstante, no beneficiaría a la totalidad de los socios, ya que las condiciones de esta prestación establecidas en la legislación vigente excluirían a la mayoría de los socios de las cofradías. 

La otra opción que viene barajando el sector, el paro biológico, también estaría justificada, tanto por la caída abrupta del stock de almeja de talla comercial como por la aparición del parásito, una causa de fuerza mayor. En este caso, la normativa europea –que es la que fija los requisitos– dejaría fuera a los mariscadores a pie y a las cuartas listas, un tipo de permiso muy frecuente en la ría de Ferrol. 

“O traballo acábase” 
Para los pósitos, la inactividad por baja producción está empujando a muchos mariscadores a buscar empleo en otros sectores. La entrada de ingresos “mínimamente decentes”, en palabras de la patrona de Ferrol, Isabel Maroño, que se registraron este verano es un espejismo. Se capturó menos marisco –en pocos casos se pudieron cubrir los cupos– pero los precios subieron, incluso al nivel de las campañas de Navidad. Con todo, a partir de ahora, anuncian los pósitos, esas cotizaciones bajarán y, con ellas, los ingresos de los mariscadores. “Calculamos que en dúas ou tres semanas”, explicó el patrón de la cofradía fenesa, Jorge López, “non teremos marisco que sacar”. López añadió que la situación es crítica y por ello reclamó un “plan de rexeración” que permita “recuperar as zonas de traballo”. Pero para ello considera “imprescindible” que los mariscadores puedan acceder a una prestación, ya sea por la vía del cese de actividad, ya sea por la del paro biológico. “A propia conselleira recoñeceu que o peche estaría xustificado”, recordó, por lo que pidió que “as administracións se poñan de acordo para darnos unha solución a un problema que non causamos nós”. 

La patrona mayor de Ferrol añadió que estas medidas de recuperación tienen que plantearse a medio plazo. “Con uno o dos meses de parada no se solucionaría el problema”, dijo. 

Las reivindicaciones de los mariscadores siguen recabando apoyos. A las ya manifestadas por el Bloque Nacionalista Galego –dos de sus diputados en el Parlamento acudieron a la concentración en A Coruña– y de la CIG se sumó en las últimas horas el de Ferrol en Común, que recordó que el marisqueo “dá traballo a moitas familias”. Contaminación, rellenos y, ahora, el parásito han empujado a la producción de almeja a “mínimos históricos”, por lo que FeC pide un “cambio nas condicións das axudas por cese de actividade” que permita la supervivencia del sector.

Comentarios