jueves 14.11.2019

La Cocina Económica cerró 2015 con un descenso de los usuarios de comedor

La Cocina Económica acaba de cerrar su último curso con un balance de usuarios del comedor ligeramente inferior al del año anterior. Así lo indican los datos facilitados desde la entidad, que hablan de una tendencia lenta, pero constante, en la bajada que ya se percibía en el último cuatrimestre de 2014.

Este año se realizaron varias mejoras infraestructurales en la sede de la entidad	dani alexandre
Este año se realizaron varias mejoras infraestructurales en la sede de la entidad dani alexandre

La Cocina Económica acaba de cerrar su último curso con un balance de usuarios del comedor ligeramente inferior al del año anterior. Así lo indican los datos facilitados desde la entidad, que hablan de una tendencia lenta, pero constante, en la bajada que ya se percibía en el último cuatrimestre de 2014.
A nivel general, el servicio de comedor ha atendido a 623 usuarios, lo que supone un descenso del 34% con respecto al año anterior, sirviéndose un total de 63.555 raciones distribuidas en un promedio de 143 al día. Respecto a la comparativa por cuestiones de sexo y nacionalidad, los beneficiarios han sido en un 83% de los casos hombres, mientras que solo un 17% han sido mujeres. También se atiende a más españoles (77%) que extranjeros (23%), aunque la cifra ha descendido progresivamente desde el 85% que se constataba en el año 2013.
Uno de los aspectos más preocupantes es que cada vez hay más jóvenes sin recursos que deben recurrir a esta ayuda social. Por otro lado, siguen siendo una constante los problemas de salud mental no diagnosticados o sin tratamiento. En general, el perfil se mantiene en torno al hombre de mediana edad, en situación de desempleo o con prestaciones mínimas, sin apoyo familiar y a menudo con problemas de salud o adicciones.
A estas cifras hay que sumarles los usuarios que hacen uso del servicio de recogida, que se lleva a cabo en coordinación con los Servizos Sociais de los Concellos de Ferrol y Narón, a través del cual familias con menores a su cargo acuden para recoger la comida y llevarla a sus domicilios. En 2015 la media ha sido de 117 raciones diarias para cerca de 55 familias atendidas dentro de este programa. En este caso sí se percibe un aumento del número de demandantes de este servicio, aunque no a un ritmo tan elevado como venía siendo costumbre hace unos años a raíz de la crisis.
Desde un punto de vista porcentual, la comida que se sirve va a parar en un 38% al servicio de recogida y en un 62% al de comedor, dividido entre almuerzos y cenas. En este último caso los datos hablan de un promedio de 60 raciones, que a nivel anual ha dado como resultado un total de 27.865. Por tanto, globalmente la Cocina Económica sí ha experimentado un aumento en el número de raciones, aunque no demasiado significativo, ya que la variación es solamente de un 0,5%, muy lejos de los números al alza y a la baja de otros años.
La disminución registrada en el servicio de comedor puede deberse a un sedentarismo cada vez más afianzado que repercute en un descenso del número de personas foráneas que acuden, según indica el documento aportado por la entidad.

funcionamiento
En 2015 la Cocina Económica realizó 20 entrevistas iniciales y 82 de seguimiento para valorar la condición de personas usuarias, lo que permite además realizar otras tareas de intervención social como la búsqueda de recursos y apoyos externos.
Respecto a la labor de sus voluntarios, contaron con 41 personas a lo largo de todo el año. De cara al curso que entra su intención es incrementar el peso participativo de los voluntarios en la entidad, así como la medición de satisfacción que perciben.

mejoras
Respecto al estado de las instalaciones, en 2015 se produjo el cambio del pavimento por uno de tipo antideslizante, renovación de la cubierta de los patios, adquisición de una máquina de limpieza industrial e instalación de un nuevo sistema de videovigilancia.
El plan de actividades de 2016 contempla seguir mejorando la habitabilidad de las zonas comunes, en este caso del área de espera de usuarios, con la reforma del local anexo al edificio principal de la sede. Esta modificación tiene por objeto conseguir la aclimatación del local, mediante aislamiento y acondicionamiento térmico, para beneficio de los usuarios del centro.
Por último, se recuerda que el servicio a domicilio dejará de estar operativo a partir de enero del próximo año, aunque desde el Concello anunciaron que ya se trabaja en varias alternativas.

Comentarios