Sábado 23.03.2019

El centro O Mencer atendió a casi 300 mujeres el pasado año

La Diputación se compromete a seguir apoyando su actividad para ayudar a víctimas de explotación sexual

La diputada provincial de Igualdade e Benestar Social, Ánxela Franco, se reunió ayer con el personal de la entidad local
La diputada provincial de Igualdade e Benestar Social, Ánxela Franco, se reunió ayer con el personal de la entidad local

La diputada de Igualdade e Benestar Social, Ánxela Franco, visitó ayer el centro gestionado por las Hermanas Oblatas,en Ferrol, O Mencer, que el pasado año atendió a un total de 262 mujeres que trabajan en la prostitución en 15 clubs y 33 pisos de la comarca.

El coordinador del centro, Roberto Ferreiro, junto con el personal de la entidad, se reunió con la diputada provincial, reiterando esta su compromiso en el apoyo a los programas que desarrolla la institución para ayudar a las víctimas de la trata para la explotación sexual.

Durante el encuentro, Ánxela Franco pudo conocer de primera mano el funcionamiento de un centro que atiende cada día alrededor de 45 mujeres que asisten a los distintos programas formativos y talleres de habilidades sociales e idiomas, fundamentalmente. O Mencer, tal y como explicó Ferreiro, contactó directamente con casi 300 mujeres el año pasado a través de los clubs o los pisos en los que ejercían la prostitución y unas ochenta de ellas recurrieron después al centro para ser beneficiaras de sus servicios, tanto sanitarios como formativos o asistenciales.

“Desde a Deputación da Coruña apoiamos o labor que desenvolven as Oblatas neste centro que se converte en casa e que acolle a tantas mulleres que precisan sentirse arroupadas e recibir apoio tanto no ámbito formativo como sanitario ou mesmo afectivo”, señaló Ánxela Franco, al mismo tiempo que agradeció el esfuerzo y compromiso del equipo que trabaja en el centro ferrolano.

Inserción laboral 
La diputada provincial de Igualdade destacó en su visita el papel de inserción laboral que desarrolla O Mencer, con ámbitos de trabajo como la formación especializada de auxiliar sociosanitaria y un programa de prácticas en empresas del sector geriátrico de la comarca que contribuyen a la contratación laboral de las mujeres.

La Diputación contribuyó el pasado año con 13.200 euros al programa de empleo formativo y mejora de la empleabilidad en el centro. Según datos que manejan las entidades, más del 90% de las mujeres que trabajan en centros de compra de sexo son extranjeras, gran parte sin regularizar su situación y la mayor parte tiene interés en dejar ese mundo.

Comentarios