martes 18.02.2020

El centro cívico de Caranza retoma la actividad tras su cierre en noviembre

El Concello ha reparado los daños causados por las fuertes lluvias y que impidieron su funcionamiento
Fachada principal del edifi cio de servicios municipales, que acoge espacios destinados a la cultura y el asociacionismo| JORGE MEIS
Fachada principal del edifi cio de servicios municipales, que acoge espacios destinados a la cultura y el asociacionismo| JORGE MEIS

La próxima semana, el centro cívico de Caranza retomará su actividad tras el cierre de cerca de dos meses que impidió que se llevasen a cabo actividades como la Semana de la Música u otras celebraciones en época navideña, así como motivó el traslado de la unidad de Benestar Social que funcionaba en las instalaciones o impidió el uso de la biblioteca.

El concejal de Cultura, Antonio Golpe, anunció ayer que se procederá a la reapertura de las instalaciones la próxima semana, una vez que se llevaron a cabo obras de reparación debido a los problemas que las fuertes lluvias del mes de noviembre provocaron en la cubierta del edificio.

Así las cosas, tras el temporal de noviembre se procedió a la contratación de urgencia de unas actuaciones desde el área municipal de Obras, que dirige la edil Ana Lamas. Con un presupuesto fijado en 12.328,87 euros se llevaron a cabo reparaciones de la cubierta de zinc, la cubierta plana y la del salón de actos, con el fin de evitar la entrada de agua en el inmueble.

Aunque todavía faltan algunos detalles para completar la intervención, las instalaciones municipales podrán volver a estar en funcionamiento a partir del próximo lunes, como así lo indicó el Concello, responsable del inmueble cultural.

Traslados

Así, está previsto que con el comienzo de la semana se vuelva a prestar el servicio descentralizado de Benestar Social, ya que el personal que normalmente desarrolla su trabajo en Caranza se vio en la obligación de trasladarse al edificio de Sánchez Barcáiztegui, mientras durasen las obras y el centro cívico estuviese cerrado al publico. El conserje, que también fue trasladado a otras instalaciones municipales regresará, asimismo, al centro cívico.

Asimismo, la Asociación de Vecinos del barrio también puede volver a ocupar su sede, ubicada en el centro cívico.

Precisamente la entidad vecinal del barrio fue una de las impulsoras de que se cerrase el centro, con el fin de que se pudiesen acometer obras de reparación y no se estuviese “parcheando” continuamente una situación provocada por el mal estado de la cubierta.

La presidenta de la Asociación de Vecinos, Mapi Rodríguez, explicó que el agua que caía y entrada en las instalaciones dañaba las tarimas y provocaba continuas filtraciones –que eran paliadas con cubos en las goteras– desde hace tiempo.

Apertura

Con las fuertes lluvias de noviembre la situación empeoró y el agua ya no se limitaba a goteras, sino que entraba masivamente por lo que fue preciso cerrar el centro y acometer una obra de emergencia, que corrió a cargo de la empresa Gonnaba, ya que se podía estropear material como las butacas nuevas del salón de actos, la cabina de iluminación o la mesa de sonido –que fue trasladada al Jofre–.

Aunque el cierre de las instalaciones ocasionó molestias, tanto a los usuarios de los servicios sociales como a los vecinos en general, que se vieron privados de actividades en este tiempo, desde la AVV se valora el trabajo realizado para poder recuperar ahora la actividad normal.

De hecho, en un principio estaba previsto poder abrir el centro cívico a finales de diciembre y emplear al menos una planta pero cuando se iba a proceder a la apertura hubo problemas con el ascensor, que comunica con la planta alta, por lo que se esperó a solventar todos los problemas para que abriese al completo, como así se hará desde mañana.

Tanto la Asociación de Vecinos Cuco Ruiz de Cortázar como Almat o la asociación de mujeres de Caranza podrán hacer ya uso de sus sedes y se reabrirá, asimismo, la biblioteca al uso público.

La entidad vecinal del barrio indica que se irán recuperando paulatinamente a lo largo de la semana las actividades que se realizan y que estaban suspendidas como informática –el viernes–, pandereta o bolillos.

Comentarios