lll

Recibe cada mañana las últimas noticias. REGISTRARME

Recibe las noticias desde Telegram. ÚNETE

Cáritas atendió en 2021 a 4.777 personas en situación de exclusión

Marta Pazo, coordinadora general de Cáritas; Fernando García, obispo de Mondoñedo-Ferrol; y José María Pérez, vocal de Comunicación y Sensibilización | j.m.

La exhaustiva memoria de Cáritas en el año 2021 refleja un panorama de exclusión social en el territorio de la Diócesis de Mondoñedo-Ferrol que no mejora y que, en cambio, visibiliza una situación de pobreza crónica y de vulnerabilidad que deja a un amplio sector de la población a merced de cualquier imprevisto. El obispo, Fernando García Cadiñanos, participó en la presentación de este documento y mostró su preocupación por este “estancamiento, ya iniciado en el 2020” en la inclusión de familias “que ya venían golpeadas de la anterior crisis y que ahora son el eslabón más débil para enfrentar las consecuencias que sobre los precios está teniendo la guerra de Ucrania”. Desde Cáritas perciben “que la pobreza se está volviendo crónica en muchas familias que incluso cuentan con algún ingreso o prestación”.


El prelado denunció además la dificultad en el acceso a la vivienda, “que sigue suponiendo una parte muy importante de los ingresos y preocupaciones y reclama “una propuesta real de la administración pública para la promoción de vivienda asequible en régimen de alquiler y soporte para el acceso a la misma”.


La brecha digital preocupa también a Cáritas porque supone una traba para acceder a ayudas, a formación y a la búsqueda de empleo. El obispo reclama la recuperación “de forma definitiva de la atención presencial, con tiempo y de calidad”.


Ayuda

Otro punto de denuncia es el de la precariedad laboral, sobre todo en el ámbito de la ayuda a domicilio y del tercer sector. Aboga García Cadiñanos por “evitar la privatización de los sectores e infraestruturas de los cuidados” y “alejarse de las alianzas público-privadas que priorizan los intereses privados sobre el bien común”.


En el ámbito laboral reclama además políticas públicas de empleo adaptadas a las personas vulnerables “y que tengan en cuenta a las personas en situación administrativa irregular”.


En una sociedad con una tendencia “cada vez mayor al individualismo y a la indiferencia hacia las personas de edad”, el obispo denuncia que una vez que las personas dejan de ser productivas “se ven aparcadas” y se enfrentan a una soledad no deseada. 


“Consideramos que una expresión de progreso y de civilización es poner a las personas mayores en el centro, con sus necesidades y derechos”.


1.608 familias

Los números de Cáritas, desglosados por Marta Pazo, coordinadora general, hablan de la atención a 4.777 personas en situación de exclusión a lo lago de todo el territorio diocesano y en diferentes programas y servicios. Para ello se cuentan con 358 personas voluntarias, 30 grupos de Cáritas parroquiales o Unidades Pastorales y 13 personas contratadas. Pazo hizo especial mención al voluntariado, “que en estos dos años de pandemia han hecho un sobreesfuerzo”.


De estas personas, 2.334 pertenecen al arciprestazgo de Ferrol y 860 al de Xuvia, seguidas por 484 en Mondoñedo, 354 en Terra Chá, 327 en Viveiro, 210 en Ortegal-As Pontes y 208 en Ribadeo. La mayoría (4.008) llegan a Cáritas a través de la red de acogida. Suponen 1.608 familias. “El perfil mayoritario continúa siendo en el 2021 el de mujer (55%) con nacionalidad española (64%) con menores a cargo”, explica la coordinadora.


Destaca Marta Pazo que aunque las personas migrantes no son el perfil mayoritario, ha habido un aumento en los últimos años. “La población migrante se está volviendo una de las caras más crudas de la pobreza, agravada por la situación de irregularidad administrativa que acompaña la mayor parte de las situaciones que percibimos”.


También está presente Cáritas en la crisis migratoria vinculada a la guerra de Ucrania. Su primera función es la de informar a las familias del dispositivo específico de acogida donde se han invertido los recursos públicos. Si la familia decide no acogerse al mismo, entra en escena Cáritas, que además tiene una cuenta bancaria específica.

Cáritas atendió en 2021 a 4.777 personas en situación de exclusión

Te puede interesar