Jueves 21.03.2019

El cariñés Andrés Balado consigue entrar en “La Voz” con su versión de “Purple rain”

El cantante escogió el equipo de Paulina Rubio aunque Luis Fonsi también giró su asiento por él

Los cuatro “coaches” se subieron al escenario con Balado para improviar una canción con su nombre
Los cuatro “coaches” se subieron al escenario con Balado para improviar una canción con su nombre

La nueva edición de La Voz, el “talent show” que esta temporada se emite en Antena 3 desde el pasado lunes, cuenta ya con representación de la comarca. El cariñés Andrés Balado actuó el pasado martes en el escenario del programa interpretando el conocido tema de Prince, “Purple rain”, una versión que hizo que Paulina Rubio, primero, y Luis Fonsi, después, girasen sus asientos mostrando su interés por integrar al cantante en sus equipos.

“Me ha impregnado tu voz de una manera... Uno de mis cantantes favoritos es Prince pero oir esta canción en tu voz ha sido otro viaje. Tienes el listón muy alto, me gusta que una persona como tú interprete y haga suya una canción que todo el mundo sabe, estos tres minutos son tu gloria y me has convencido completamente”, destacó la mexicana tras la actuación del cariñés.

Luis Fonsi, por su parte, destacó que Balado se acordase de su pueblo y de su gente tras finalizar su actuación, porque “recordar de dónde vienes me parece que es un gesto muy humilde”, señaló. El puertorriqueño alabó la actuación del vecino de Cariño, aunque confesó que “mirar a Paulina todos los días va a ser mucho más bonito que mirarme a mí, pero esto es La Voz y nadie conoce más la voz que el equipo de Fonsi”, aseguró el autor de “Despacito”.

Pablo López y Antonio Orozco, los otros dos “coaches” del programa, justificaron su decisión de no girarse debido a que estaban “abrumados” y que no tenían nada que enseñarle ya, aunque López aseguró que utilizará en el futuro la opción de robar concursantes para meterlo en su equipo.

Andrés Balado, de 47 años e informático, eligió finalmente a Paulina Rubio para entrar en el programa y dijo estar “mínimo dos metros en el aire”. “Mis hijas tenían razón porque me decían que yo debería estar aquí, son las que realmente me empujaron a hacer todo esto y yo siempre lo veía como una utopía”, manifestó, al tiempo que también agradeció el apoyo de su mujer, a quien calificó como “mi fan número uno”.
“Siempre me gustó cantar pero nunca llegué a creerme que realmente mi voz pudiese estar en el nivel de unas audiciones a ciegas. Me cuesta creer en mí”, indicó.

Balado, que tiene un grupo amateur con sus amigos desde hace años, tendrá que esperar ahora a las batallas en directo para volver al escenario de La Voz.

Comentarios