La borrasca “Félix” abandona la zona sin haber causado grandes destrozos

Pese a los avisos de la llegada de la borrasca “Félix” y las previsiones que llevaron a la suspensión de numerosas actividades al aire libre en Ferrol y comarca, los efectos de los fuertes vientos y la lluvia no fueron graves –caída de vallas o basura tirada por el viento–y no ocasionaron muchas intervenciones.

La borrasca “Félix” abandona la zona sin haber causado grandes destrozos

Pese a los avisos de la llegada de la borrasca “Félix” y las previsiones que llevaron a la suspensión de numerosas actividades al aire libre en Ferrol y comarca, los efectos de los fuertes vientos y la lluvia no fueron graves –caída de vallas o basura tirada por el viento–y no ocasionaron muchas intervenciones.
El área de Seguridad del Concello se preparó para posibles medidas manteniendo una reunión de coordinación el pasado sábado con los mandos de los distintos cuerpos, por si se necesitasen refuerzos ante la situación. Sin embargo, esa misma noche solo se produjeron cuatro alertas telefónicas, una caída de un árbol en Mandiá y dos desprendimientos de chapas en el colegio Ponzos.

Ayer, los Bomberos tuvieron que acudir a Canido por el desprendimiento de un canalón en la calle Riego y a las inmediaciones del propio parque de A Gándara ante una importante inundación por la rotura de un colector de agua, aunque al tratarse del vecino municipio de Narón, fue la Policía Local de este Concello la que se hizo cargo de la situación.
Así, a primera hora de la mañana de ayer, se desplazaron hacia la zona de A Gándara efectivos de la Policía Local para proceder al corte al tráfico de la avenida Castelao y Otero Pedrayo, que se llenó de agua por la rotura de una conducción del suministro. La empresa de aguas de Narón, Cosma, actuó en la zona empatando tuberías a la altura del colector con el fin de restablecer el suministro en las viviendas, aunque el hotel Sercotel Odeón permaneció sin suministro como consecuencia del incidente.