jueves 19.09.2019

Batalla interminable contra la basura que acaba bajo el agua salada

El Club do Mar de Ferrol participa este domingo en una limpieza de fondos organizada en toda España y a la que se han sumado también otros países costeros. La gran recogida ciudadana contra la “basuraleza” se incluye dentro de acciones similares que la sección de buceo de la entidad local realiza desde hace 17 años

Curuxeiras IV Limpieza Nacional de Fondos Marinos
Curuxeiras IV Limpieza Nacional de Fondos Marinos

La última vez que los submarinistas del Club do Mar se sumergieron para recoger basura, hace apenas dos meses, rescataron 45 kilos de plomos de pesca en una zona de apenas 100 metros de largo. Es uno de los ejemplos que pone Francisco José Portero, de la sección de buceo de la entidad ferrolana, para explicar el nivel de contaminación al que se llega en los fondos marinos y que, precisamente por estar oculto a la vista, parece no existir. A poco que se explore, empiezan a aparecer neumáticos, plásticos, toallitas, productos de higiene y objetos inauditos en ese hábitat.


El Club do Mar fue de los primeros de Galicia en organizar limpiezas de los fondos, también con el objetivo de concienciar sobre la necesidad de proteger el medio marino. “Llevamos 17 años limpiando”, comenta Portero. “Y no solo en Ferrol, también en lugares como Corbubión o Fisterra”, añade.


Este domingo lo volverán a hacer, dentro de la iniciativa estatal “Libera, unidos contra la basuraleza”, a la que se han sumado ya otros países como Colombia, Brasil o Cabo Verde.

Forman la Red de Vigilantes Marinos que conjugan el submarinismo con la conciencia ecológica. En Ferrol, está prevista para el día 16 una limpieza de fondos en el puerto de Curuxeiras en la que se pueden inscribir voluntarios. Si se cuenta con la acreditación adecuada podrán sumergirse, pero más importante es, como recuerda Portero, tener personal en tierra “dispuesto a mancharse las manos y a tirar con fuerza”. Porque arrancar del fondo del puerto docenas de neumáticos requiere de varios brazos. “Nosotros les proporcionaremos un buzo y también guantes”.


Hasta el momento se han apuntado ya para ser voluntarias en tierra 22 personas, la mayor parte mujeres. Es una tendencia que Francisco José Portero detecta en todas estas actividades. Existe una mayor implicación y concienciación femenina. Y además, con un interés muy acusado entre las más jóvenes. En esta iniciativa, que comenzará a las nueve de la mañana, se admiten menores, pero tendrán que acudir acompañados por sus progenitores. Se puede formalizar la inscripción a través de Whatsapp, en el teléfono 696 094 134. La Asociación Medioambiental y de Buceo Los Delfines, de Neda, han anunciado ya su participación en esta limpieza.


La plaga de los neumáticos
De los fondos marinos se ha extraído de todo, incluso un coche, pero lo que más abunda son los neumáticos. Acaban ahí generalmente los que rodean a las embarcaciones como protección. Cuando se vuelven inservibles se cortan y caen al agua. Por eso, aunque se retiren un año, al siguiente hay nueva “remesa”. “En Ferrol descubrimos una nueva especie marina que son los neumáticos”, bromea Francisco José Portero.


En esta ocasión cuentan, por primera vez, con la colaboración de Signus, una entidad sin ánimo de lucro creada por los fabricantes de neumáticos para garantizar su correcta gestión medioambiental una vez que se termina su vida útil. Participa una empresa radicada en As Pontes, que garantiza el recogido del material. Hasta el momento era el propio Club do Mar el que corría con los gastos, a pesar de que con la compra de los neumáticos ya se paga una tasa para su reciclaje.

Caballitos y bastoncillos
El plástico es, sin embargo, el material omnipresente en cuanto te acercas al fondo marino. La imagen de Justin Hofman finalista en 2017 del Wildlife Photojournalist Award, que mostraba a un caballito de mar transportando en su cola un bastoncillo para los oídos es ya un símbolo de hasta dónde llega esta invasión. Se encuentra hasta en las Fosas Marianas. Pero no hace falta irse tan lejos.


“Lo que más te encuentras son plásticos”, explica Portero. “En el fondo, flotando”. También hay toallitas, productos de higiene, botellas. “El mar es como una lavadora que todo lo va centrifugando. Al cabo de unos años materiales como el plomo desaparecen pero eso pasa a la cadena trófica”, alerta.


Sin embargo, este buceador no se deja vencer por el pesimismo. “Falta mucho por hacer pero me llevo sorpresas muy gratas con los niños”, comenta. “Cada vez están más concienciados, gracias a los profesores y a los medios de comunicación”, explica respecto a los programas y talleres que desarrollan desde el Club do Mar en los centros escolares.


Con la adolescente sueca Greta Thunberg convertida en un referente contra el cambio climático, y los Fridays for Future convertidos cada viernes en una reivindicación juvenil mundial para salvar el planeta de la destrucción provocada por el ser humano, las nuevas generaciones parecen portar la antorcha de la regeneración medioambiental. Mirando a lo más próximo, el domingo será una buena oportunidad para contribuir a limpiar el mar ferrolano y para concienciar a la población para que evite tirar sus residuos directamente al agua o a través del inodoro.

Comentarios