lunes 16.09.2019

Las auxiliares de Endesa exigen soluciones al parón de la térmica

Los representantes de UGT, CCOO y CIG advierten de un descenso en la actividad del 50% a corto plazo
Cabecera de la manifestación de los trabajadores de las empresas auxiliares de Endesa en As Pontes | jorge meis
Cabecera de la manifestación de los trabajadores de las empresas auxiliares de Endesa en As Pontes | jorge meis

Cerca de un centenar de trabajadores de las industrias auxiliares de la central térmica de Endesa en As Pontes, acompañados de algunos vecinos, realizaron ayer una concentración frente a las instalaciones de la eléctrica para exigir soluciones ante la parálisis de producción energética. La crisis, ocasionada por el incremento de más de un 500% del precio de la tonelada de emisión en el mercado europeo en el último año y que llevó a detener la actividad en la planta, afectará a corto plazo principalmente a este colectivo, así como al de transportistas de carbón.

La huelga, de una hora de duración, también tuvo lugar en las instalaciones de Endesa del puerto de Ferrol, donde desde hace meses se acumulan los remanentes de combustible a la espera de una futura reactivación. Así, tal y como advirtieron los sindicatos convocantes de la protesta, esta será la primera movilización para exigir una solución efectiva y rápida para evitar un daño irreparable en el tejido económico y laboral de toda la comarca, planificándose las siguientes para el mes de septiembre.

Según apuntó el representante del sindicato CIG Alberte Amado, desde la dirección de Endesa se ha anticipado “unha reducción do 50 ao 60% na actividade das auxiliares no curto plazo”; del mismo modo, Amado señaló que “a producción de horas previstas vai estar (...) sobre as 1.400 horas, cando estábamos acostumados a unhas 7.000 ou 8.000”.

Por su parte, el responsable de la federación de Industria de CCOO en Galicia, Víctor Ledo, calificó la acción de protesta como el “pistoletazo de saída dun conflito que vai ir a máis”, apuntando que se deberán buscar soluciones “no ámbito político, a través dun Goberno que as sustente”, a la vez que criticó “unha política enerxética e industrial errónea”. Por último, el secretario de Energía de UGT Galicia, Nicasio Pena, llamó a la unión de las fuerzas sociales, políticas y sindicales en busca de una alternativa a la disminución o cese de la actividad de la central pontesa.

Preocupación de la Xunta
Paralelamente a la protesta, el director general de Energía y Minas de la Xunta, Ángel Bernardo Tahoces, apuntó durante una comparecencia ante la prensa que desde el gobierno autonómico se está viendo esta situación con “máxima preocupación”.

Tahoces, que se encuentra implicado en un proceso judicial por la polémica reapertura de la mina  de Lousame, afirmó que la central de As Pontes “podría funcionar hasta 2030”. “España tiene un ‘mix’ energético muy diversificado que garantiza el suministro y sería interesante preguntarnos si conviene desmantelar ese ‘mix’ que tanto nos ha costado conseguir”, aseguró.

Comentarios