martes 29/9/20

La Armada rinde homenaje al capitán de Infantería Carlos Seijas, asesinado en el Arsenal en 1979

Su muerte a manos de un cabo segundo no fue reconocida como acto de terrorismo hasta el año 2010
Al acto acudieron la viuda, Marina Permuy, y el hijo de la víctima, Carlos Seijas, además de otros familiares | d. alexandre
Al acto acudieron la viuda, Marina Permuy, y el hijo de la víctima, Carlos Seijas, además de otros familiares | d. alexandre

En la noche del 23 de septiembre de 1979, el cabo Antonio Cabanillas irrumpía en el comedor de oficiales del Cuartel de Instrucción de Marinería donde cenaban el capitán de Infantería de Marina Carlos Seijas y el teniente Mariano Álvarez y les descerrajó varios tiros que alcanzaron al primero de ellos. El segundo se salvó al encasquillarse el fusil que utilizó para perpetrar el crimen.

Apenas unos días después, el autor de la muerte de Seijas era condenado en un consejo de guerra a treinta años de cárcel. En un primer momento hubo varias versiones sobre los motivos de Cabanillas para atentar contra el capitán, aunque en el consejo de guerra posterior el autor de los hechos aseguró que se vio obligado a atentar para evitar que su familia sufriera las amenazas de ETA. A través de unos anónimos, siempre según las informaciones publicadas hace 40 años, la banda terrorista habría dado un ultimátum al cabo para que atentara contra autoridades militares de la plaza de Ferrol.

Desde hace años, la viuda del capitán Seijas intentó que su marido fuera acreditado como víctima de terrorismo, a lo que se opuso en 2008 el Consejo de Ministros atendiendo a un informe elaborado por el Ministerio del Interior que indicaba que no había sido acreditada “la contingencia de terrorismo en el asesinato”.

Lejos de desistir, la familia continuó su lucha y llegó hasta el Tribunal Supremo, que en febrero de 2010 falló a su favor.

Casi diez años después de aquella sentencia y cuarenta desde el asesinato, el Arsenal militar de Ferrol acogió ayer el acto de homenaje a Carlos Seijas. Con la presencia del almirante jefe del Arsenal, Antonio Duelo Menor, y de otras autoridades militares y de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, así como del alcalde de Ferrol, Ángel Mato, la familia del fallecido recibió al fin el homenaje.

El almirante y el hijo del capitán, Carlos Seijas Permuy, colocaron una placa de bronce en la antesala del Patio de Levante de la Sala de Armas con la leyenda: “A la memoria del capitán D. Carlos Seijas Fernández, asesinado en este lugar por la banda terrorista ETA el 23 de septiembre de 1979 mientras ejercía de comandante de la guardia del Cuartel de Instrucción de Marinería”.

Además de la viuda y el hijo, asistieron al acto la nuera, María Victoria Yáñez; la nieta, Ana María Seijas, y amigos de la familia y compañeros del capitán asesinado hace cuarenta años. l

Comentarios