Jueves 21.03.2019

La Armada noruega confía en reflotar la fragata siniestrada en dos semanas

Las malas previsiones en el tiempo apuntan a una nueva paralización 
de los trabajos

La situación del buque ha empeorado pues con el paso del tiempo ha ido encallando más en la arena dificultando las labores de reflote | archivo
La situación del buque ha empeorado pues con el paso del tiempo ha ido encallando más en la arena dificultando las labores de reflote | archivo

Las autoridades noruegas comunicaron en las últimas horas que esperan poder reflotar la fragata siniestrada en noviembre, construida en los astilleros ferrolanos de Navantia, en menos de dos semanas, en función de las condiciones meteorológicas en la zona.

Como se recordará, la fragata “KNM Helge Ingstad” y un petrolero chocaron el 8 de noviembre pasado en una terminal de carga cerca de Bergen, al oeste de Noruega, en un accidente que investiga una comisión oficial del país noruego, que ha alertado de que en la nave hubo un fallo de seguridad “crítico” relacionado con su estanqueidad, ya que esta debe garantizar que, en caso de abrirse una vía de agua, esta no inunde el resto del buque, provocando su hundimiento, como ha sido el caso, ya que según el informe preliminar del accidente la inundación afectó a tres compartimentos.

El buque permanece desde el día del siniestro en el fiordo de Hjelte, parcialmente hundido y sujeto a tierra por unos tensores, pero el mal tiempo registrado en la zona ha retrasado una operación compleja en la que el plan inicial era colocar dieciséis grandes cadenas alrededor de la fragata antes de poder izarla.

Pero el hecho de que la fragata construida en Ferrol se haya hundido más en el fondo marino ha complicado el trabajo de la Armada noruega. “Tuvimos que mover las cadenas hacia la parte delantera y trasera del casco y solo podremos usar tres de los cuatro conjuntos de cadenas. Es una operación muy exigente”, declaró en una rueda de prensa el comandante Arild Oydegard, que está al mando del proyecto.

La embarcación grúa con la que la Armada pretende izar la fragata a una pontona antes de trasladarla a la base militar de Haakonsvern tuvo que abandonar la zona la noche del jueves por el fuerte viento, pero aunque se espera que en breve reanude su tarea, las malas previsiones para mañana apuntan a una nueva paralización de los trabajos. 
Oydegard calculó que serán necesarios “cinco o seis días completos con buen tiempo” para finalizar la operación, por lo que atendiendo a las previsiones meteorológicas actuales, el plazo total podría ser de unas dos semanas.

El informe provisional difundido a finales de noviembre por la Comisión de Investigación de Accidentes de Transporte noruega recomendaba a Navantia que impulsase un estudio “sobre los elementos identificados en esta investigación inicial” y determinase si el problema se daba en otros buques. Además, se instaba a la compañía naval, que construyó cinco fragatas la pasada década para Noruega en sus astilleros en Ferrol y Fene, a que notificase además el problema a “relevantes astilleros, propietarios y operadores”, aconsejando “medidas necesarias para abordar la seguridad”.

La comisión señaló entonces que el hallazgo “no está en conformidad con el estándar de estabilidad contra daños requerido” para las fragatas de la clase Nansen.

El estudio provisional sostiene además que el accidente se dio por un conjunto de factores como la confusión entre las luces emitidas por el carguero y la terminal en la tripulación de la fragata, que tuvo que ser evacuada a las pocas horas por el peligro de hundimiento de la nave.

La fragata volvía de participar en unas maniobras de la OTAN antes de colisionar con el carguero, en un accidente en el que hubo ocho heridos leves y se detuvieron durante unas horas las operaciones petroleras en el área.

La primera ministra noruega, Erna Solberg, señaló hace mes y medio que el Gobierno no se plantea posibles reclamaciones a Navantia hasta el cierre de la investigación.

Comentarios