domingo 17.11.2019

Una aplicación de Cruz Roja y la SEC localiza la ubicación de desfibriladores en Ferrolterra

El mapa colaborativo permite la participación vecinal para identificar y validar dispositivos, con el objetivo de reducir las muertes súbitas cardiacas que se producen a diario
Las organizaciones insisten en la necesidad de que se extiendan los conocimientos sobre reanimación | daniel alexandre
Las organizaciones insisten en la necesidad de que se extiendan los conocimientos sobre reanimación | daniel alexandre

La Cruz Roja, la Sociedad Española de Cardiología y la Fundación Española del Corazón impulsan una aplicación para dispositivos móviles con la que los ciudadanos identifican dónde están los desfibriladores en la zona en la que viven. De esta forma puede tenerse un mapa que permita conocer la ubicación de estos recursos y así ayudar a evitar las muertes súbitas cardiacas que se producen a diario. El objetivo es mejorar la tasa de supervivencia sin secuelas, que apenas supera el 10% de los aproximadamente 30.000 casos de paradas de este tipo que se producen en España en un año. Para esto es crucial la atención lo antes posible, puesto que cada minuto que pasa se calcula que se reduce un 10% la posibilidad de salir indemne del trance.

La aplicación, premiada en la última edición del Mobile World Congress de Barcelona, cumple ahora un año y muestra cierta actividad en Ferrolterra, aunque todavía no están marcados y validados como correctos todos los dispositivos que existen. Hay, por tanto, trabajo que hacer para los vecinos que estén interesados en colaborar en la iniciativa.

El funcionamiento es simple. Se descarga la aplicación Ariadna, de forma gratuita, desde las plataformas para Android e iOS. Los usuarios pueden registrarse como “rastreadores” o como “colaboradores”. En el primer caso se pueden localizar, subir y validar desfibriladores (para esto último hay que estar situado delante de uno) para ayudar a completar el mapa y que esté lo más actualizado posible. La propia aplicación avisa si hay algún dispositivo cercano del que falta información para poder introducirla. Esto va dando puntos de experiencia al usuario, que completa distintos niveles de cualificación para conseguir trofeos simbólicos.

En el caso de los colaboradores, además de las funciones del rastreador se puede ser avisado para practicar la reanimación cardiopulmonar ante una emergencia. Para eso hay que acreditar tener la formación necesaria en RCP.

De hecho, esta aplicación es un recurso que complementa al principal, que es saber realizar las maniobras de reanimación. Para eso desde las organizaciones colaboradoras demandan la extensión de este tipo de formación entre los ciudadanos. Detallan en seis pasos la cadena de supervivencia ante paradas cardiacas extrahospitalarias. El primero es comprobar si la persona está consciente y respira y, si no es así, llamar al 112. A continuación comienzan las maniobras de RCP (100-120 compresiones por minuto sobre el esternón) y una tercera persona debe localizar el desfibrilador más cercano. Se siguen las instrucciones para usarlo y se continúa con la reanimación hasta que lleguen los servicios sanitarios.

Comentarios