Andrés Antelo Lamas

Reloj de la torre Berenguela. Catedral de Santiago

El relojero e inventor Andrés Antelo Lamas nació en la calle del Carmen de Ferrol el 27 de mayo de 1774. Sus padres fueron Domingo Antelo, capataz de la Maestranza de la Armada, y Ventura Lamas. Antelo

El relojero e inventor Andrés Antelo Lamas nació en la calle del Carmen de Ferrol el 27 de mayo de 1774. Sus padres fueron Domingo Antelo, capataz de la Maestranza de la Armada, y Ventura Lamas. Antelo Lamas debe especialmente su notoriedad al hecho de haber sido el experto constructor de los relojes de varias catedrales y monasterios de Galicia.
Ingreso muy joven de aprendiz de cerrajero en el Arsenal de Ferrol, ascendiendo el año 1795 a operario del cuerpo de Maestranza del Arsenal. A partir del año 1796, Antelo Lamas se encargó de la construcción y montaje de las bombas de vapor empleadas para el achique de diques, el servicio de contraincendios y los buques de la Armada, siendo precisamente el Arsenal de Ferrol el primer establecimiento industrial europeo donde se utilizó el vapor como fuerza motriz para estas bombas. Su notable trabajo le valió ser nombrado director de la Casa de Bombas y ascender el año 1797 a Maestro Mayor del Arsenal.
Su ingenio y laboriosidad le llevaron a utilizar los molinos de la comarca para tornear los cañones de las armas de fuego y a inventar las llaves de pistón para su uso en los cañones de los buques. El año 1804 fue nombrado supervisor de la fabricación de estas llaves de cañón, siendo designado el año 1810 director de la Fábrica de Fusiles establecida en el Arsenal de Ferrol. Como fruto de todo ello, Andrés Antelo fue promovido el año 1811 a Ingeniero extraordinario de la Armada.
En septiembre de 1813 se hizo cargo de la dirección de la Fábrica de la Moneda de Xuvia, ocupando el cargo hasta mayo de 1816. Durante su mandato mejoró tanto la maquinaria de la fábrica como los procesos de fabricación, llevando a cabo en poco tiempo un aumento notorio de la producción y acuñación de moneda. El año 1820, durante el Trienio Liberal, Antelo Lamas volvió a ser nombrado director de la Fábrica de Xuvia, regresando pronto a sus funciones en el Arsenal de Ferrol donde se encargó de diversos trabajos de herrería, cerrajería y relojería.
El año 1833 se encargó de las obras de composición de la fuente del monumento a Churruca, levantado en la plaza de Armas. En el aspecto profesional obtuvo la graduación de Teniente de Fragata el año 1834, siendo recompensado con la Orden de San Hermenegildo en marzo de 1835.
Su habilidad y preparación técnica se manifestó en la invención y fabricación de diferentes mecanismos e instrumentos, desde un pararrayos hasta una especie de autómata que llegó a circular por las calles de Ferrol, como recuerda su biógrafo Guillermo Llorca. Pero donde destacó especialmente el maestro Andrés Antelo fue como constructor de relojes de campana, dejando su obra repartida a lo largo de toda Galicia.
En Ferrol construyó los relojes de la fábrica de la Moneda de Xuvia y del Hospital de Marina, este último más tarde trasladado a la iglesia de San Julián. El reloj de la Fábrica de Xuvia fue construido el año 1813 al ser nombrado Andrés Antelo director de la fábrica, siendo instalado sobre una alta torre de piedra, coronada por una balaustrada que contenía la campana. En lo que se refiere al Hospital de Marina, tras el incendio sufrido en febrero de 1891, el mecanismo del reloj, situado en una torre lateral del edificio, fue trasladado a la iglesia de San Julián donde se modificó para su posterior funcionamiento con energía eléctrica. En la década de los años 1950 la fábrica de equipos eléctricos Fenya realizó la adaptación del mecanismo del reloj.
Otro reloj construido por Andrés Antelo fue el de la Catedral de Lugo, instalado el año 1813 en la Torre de las Campanas o Torre Vella, siendo el tercero de los allí colocados, desde que se instaló el primero originario del año 1570. Fue sustituido a finales del siglo XIX, siendo trasladada su maquinaria a la iglesia de Santiago de Ferroy.
Nuevos relojes construidos por Antelo Lamas a lo largo de su dilatada vida profesional fueron los instalados en la iglesia de Santo Domingo de Betanzos y en los monasterios de Santa María de Sobrado de los Monjes y San Salvador de Celanova, construidos entre los años 1815 y 1830. De gran interés se considera el reloj de péndulo que se conserva en el Museo de Pontevedra. Dotado de seis esferas, señala no solo las horas y minutos, sino también los horarios de mareas (pleamares y bajamares), los horarios de puesta y salida de sol, y las fases de la luna.
Quizás el reloj más conocido y artístico de los fabricados por el maestro Antelo fue el encargado el año 1831 por el arzobispo Rafael de Vélez para conectar a la campana de la torre Berenguela de la catedral de Santiago de Compostela. El reloj muestra cuatro esferas, una en cada lado de la torre, y cada esfera posee una única aguja en forma de flecha, que sirve para marcar el horario. La maquinaria del reloj se encuentra encerrada en un amplio armario de madera, situado en el centro de la torre, donde suenan las campanas que marcan las horas.
Antelo Lamas construyó también varios relojes de sobremesa, muy apreciados por los coleccionistas y de los que se conservan pocos hoy en día. Se trata de ejemplares integrados dentro de una caja de madera de caoba, en cuya esfera aparece la firma Antelo-Ferrol.
Andrés Antelo Lamas falleció en su casa de la calle María de Ferrol el 25 de mayo de 1844. Su vida y obra fueron estudiadas por Guillermo Llorca en su obra “Ferroláns” del año 1996 y por Alejandro Anca en la revista FerrolAnálisis del año 2009. El Concello de Ferrol le dedicó una calle en el barrio de Esteiro y la Armada puso su nombre el año 1905 a un remolcador de altura.

jjburgoa@hotmail.com