Lunes 18.02.2019

Alumnas del campus diseñan un dron para optimizar el transporte de órganos

Tienen un gran potencial en áreas muy diversas y aunque todavía quedan muchos flecos por atar en la regularización de su industria, su auge es evidente. Los vehículos aéreos no tripulados, o lo que es lo mismo, los drones, se abren paso en múltiples ámbitos para optimizar procesos y abaratar costes, pero también para salvar vidas.

Imagen de las cuatro jóvenes que han diseñado el proyecto Dronlife
Imagen de las cuatro jóvenes que han diseñado el proyecto Dronlife

Tienen un gran potencial en áreas muy diversas y aunque todavía quedan muchos flecos por atar en la regularización de su industria, su auge es evidente. Los vehículos aéreos no tripulados, o lo que es lo mismo, los drones, se abren paso en múltiples ámbitos para optimizar procesos y abaratar costes, pero también para salvar vidas.

Esto es, precisamente, lo que persigue el proyecto ideado por cuatro alumnas de la Escuela Universitaria de Diseño Industrial del campus de Ferrol. Macarena Arcay (Lalín), Tays Ferrer (Chantada), Susana López (Villafranca del Bierzo) y Andrea Magán (A Estrada) son las creadoras de Dronlife, una propuesta concebida para el transporte de órganos para trasplantes por medio de drones.

El objetivo: “reducir los tiempos, consiguiendo de este modo que el órgano sufra lo mínimo y poder evitar posibles rechazos o que el órgano se pierda por el camino. De esta forma será posible salvar más vidas y ayudar a mejorar la labor de los profesionales del sector”, explican las jóvenes.

Su trabajo se incluye entre los veinte semifinalistas del apartado internacional del concurso de drones de usos civiles “Drones for Good” organizado por los Emiratos Árabes, cuyo ganador se llevará un millón de dólares. Además, el haber llegado a esta fase les ha permitido pasar a formar parte de otro concurso paralelo, “De la idea a la realidad”, promovido en este caso por la multinacional Indra y que reconocerá la iniciativa más votada por la comunidad de participantes –las votaciones se pueden realizar a través de la web www.dronesforgood.ae–.
 

Dubai

La multinacional apoyará al ganador en el desarrollo conceptual de su idea y en el diseño de un plan de negocio, con el asesoramiento personalizado de expertos y con el objetivo de crear un startup basado en el proyecto. El nombre del ganador se conocerá el próximo mes de febrero en el transcurso del encuentro que del 3 al 8 de febrero reunirá en Dubai a todos los semifinalistas. Al margen de lo que allí suceda, “nosotras ya hemos ganado”, dicen las alumnas. Y es que Dronlife ha conseguido ya captar el interés del grupo IFFE, que ha constituido una sociedad vinculada al proyecto. “Esto es ya todo un premio”, aseguran.

Un paso muy importante, sin duda, para conseguir su principal objetivo: “que el proyecto pueda pasar a ser una realidad que contribuya a mejorar la calidad de vida de las personas y pueda ayudar a toda la gente que espera un trasplante”, añaden.

Macarena, Tays, Susana y Andrea reconocen la complejidad que supuso la elaboración de su idea, sobre todo por el elevado nivel de complicación técnica y “porque el desarrollo de los drones está en su inicios y sus limitaciones aún son muchas”, apuntan.
 

Colaboración

La colaboración de los profesores de la escuela ferrolana ha sido fundamental a lo largo de este camino. “Con su apoyo, y también el de compañeros, hemos conseguido llevar adelante nuestra idea”. Adolfo Lamas fue quien las animó a participar en el certamen con el proyecto que el curso pasado habían iniciado en el marco de la asignatura “Gestión e innovación del diseño” que él impartía. Se trataba de buscar aplicaciones innovadoras a productos ya existentes y fue ahí donde las alumnas se decantaron por la aplicación de los drones al sector sanitario. Gracias a Eduardo Guillén encontraron el apoyo financiero que necesitaban para seguir avanzando en su aplicación. Una innovadora creación de cuatro jóvenes que miran al futuro con las ideas claras: “Hay que moverse, trabajar y luchar todos los días”, porque, aunque muchas puertas se puedan cerrar en la intensa travesía de la vida, “malo será que alguna no se abra para acabar encontrando tu oportunidad”.

Comentarios