viernes 20.09.2019

El alcalde de Ferrol, preocupado por las consecuencias de las obras del CEIP Cruceiro de Canido

El alcalde de Ferrol, Ángel Mato, volvió a manifestar ayer su “profunda preocupación” por los problemas que están ocasionando las obras que la Consellería de Educación está llevando a cabo en el CEIP Cruceiro de Canido.

El Concello, “mantendo o seu compromiso de colaborar na medida do posible”, comentó el regidor, duplicó el número de personas del equipo de limpieza que trabaja en el centro, “pese a que retirar a suciedade provocada polos traballos non é responsabilidade municipal”, dijo.

Insistió además en que la Administración local tiene la obligación de realizar las tareas de limpieza ordinarias, pero de ninguna manera las derivadas de unas obras que generan residuos y de los que deben hacerse cargo los responsables de las mismas.

Con todo, el Concello sigue mostrando su voluntad de ayudar, cosa que ya está haciendo con sus medios por el bien de los niños, “que son o que verdadeiramente preocupa”.

La gran parte de los escolares no se han incorporado todavía a las aulas en protesta por la situación del centro. La mayoría de las familias secunda así la medida adoptada el martes en el marco de una asamblea de la ANPA del centro para no mandar a los niños y niñas a clase hasta el lunes, siempre y cuando les garanticen que ese día las instalaciones estén en condiciones óptimas para el desarrollo de la actividad, lo que consideran que ahora no se cumple. Mañana por la tarde celebrarán una nueva reunión para analizar la situación.

Problemática

Tal y como se informó desde el gobierno local, el problema más grave residen en que el personal enviado por el Concello se encontró ayer por la mañana con que áreas del edificio que ya habían limpiado, volvían a estar cubiertas de polvo, con lo que al final su trabajo resulta ineficaz por causas que les son totalmente ajenas.

Desde el propio servicio le trasladoron a Mato que lo óptimo sería que la obra se abordase por fases bien definidas, para poder limpiar áreas concretas en las que los trabajos estuviesen totalmente concluídos y poder reabrirlas sin peligro de que se volviesen a manchar. Sin embargo, destacan, se encontraron con que se está actuando en puntos muy diferentes al mismo tiempo, lo que les dificulta, o incluso les impide, llevar a cabo correctamente su tarea.

Falta de organización

Tal y como apuntó el alcalde, “ou se organizan as obras, ou non hai maneira de resolvelo”. Mato reclamó así a la Consellería de Educación que envíe de urgencia personal técnico para que compruebe cómo se está ejecutando la obra. El propio regidor pudo constatar el miércoles, en su visita al centro junto al concejal de Educación Antonio Golpe, “que non se tomaron as medidas adecuadas para que a suciedade non alcanzase o mobiliario e o material que estaba depositado en moitas dependencias”, señalan desde el Concello, “co que se poden ver máquinas, material de construcción e lixo mesturados con xoguetes, libros, mesas e cadeiras”, añaden.

Mato insistió en que el Concello tiene la firma intención de prestar su ayuda para intentar que los alumnos “non padezan a mala planificación das obras”, pero añadió que para que esta colaboración sea efectiva, es necesario la implicación de la Consellería de Educación, para atajar así un problema que se prolongará mientras duren los trabajos.

Como ya se informó, el colegio ferrolano ha sido objeto de una importante actuación de reforma para la mejora de la eficiencia energética. La Administración educativa gallega invirtió en ella un total de 835.000 euros. Los trabajos, iniciados a mediados de julio, incluyeron,e entre otras cosas, la reforma de la cubierta y fachada, sustitución de puertas y ventanas o el pulido del pavimento. l

Comentarios