lunes 22.07.2019

El acusado de agredir a su compañera de piso asegura “tener la mente borrada”

La fiscalía solicita  para el ferrolano una pena de doce años de prisión por asesinato en grado de tentativa

La agresión tuvo lugar en el piso que el hombre y la víctima compartían en el barrio de A Magdalena | daniel alexandre
La agresión tuvo lugar en el piso que el hombre y la víctima compartían en el barrio de A Magdalena | daniel alexandre

El vecino de Ferrol acusado de tratar de asesinar a su compañera de piso con un martillo se ha negado a declarar asegurando que no se acordaba de nada al tener “la mente borrada”. La fiscalía ha solicitado para el hombre una pena de doce años por asesinato en grado de tentativa, mientras que la defensa sostiene que se trata únicamente de un delito de lesiones.
Los hechos tuvieron lugar el 3 de abril de 2017 en el domicilio que el agresor y la víctima compartían. La mujer, que había conocido al hombre en un bar un año antes, le había alquilado una habitación de su hogar y hasta aquel momento mantenían una relación de amistad. La agresión se produjo, según el documento judicial, después de una discusión entre ambos. Tras la pelea la mujer se fue a su habitación a descansar, momento en el que el hombre la golpeó en la cabeza con un martillo. “No sentí el golpe, noté presión y me quedé sin ver durante unos segundos”, declaró durante el juicio la víctima, que tras el primer golpe logró apartar de ella al hombre y huir de la vivienda.
De acuerdo con el informe judicial el hombre trató de asestar un segundo golpe, posiblemente con la intención de rematar a la mujer.
La victima aseguró, además, que el hombre estaba obsesionado con ella y que la tenía amenazada. “Me decía que cuando tuviese novio me iba a matar y él se iba para la cárcel, porque ya había estado. Decía que tenía todo preparado”, confesó durante la vista la mujer.
Ante la cuestión de que la disputa pudiese haber sido ocasionada por un presunto desacuerdo económico, la agredida aseguró que ella “nunca le quitó un duro” y que el hombre “le daba el dinero para que [ella] lo gobernase”.
De este modo, el Ministerio Público ha solicitado una pena de 12 años de prisión y una indemnización de 7.900 euros. Además, el acusado no podrá aproximarse a la víctima en un período de 13 años.
La defensa del hombre, no obstante, ha considerado que las circunstancias personales del hombre hacen que se trate de un delito de lesiones. Así, han solicitado que se tenga en cuenta su “situación atípica” –el hombre sufre demencia y necesita usar un andador–, para que el juez aplique el atenuante de “arrebato” por haber discutido.

Comentarios