lunes 26.08.2019

El 39,5% de las multas de aparcamiento se dan en zonas de carga y descarga

El informe de las campañas de estacionamiento de 2018 confirma el descenso en las paradas en la acera

Muchos conductores deben estacionar en lugares no permitidos en los alrededores del CHUF por la falta de espacio y el alto coste del aparcamiento del hospital | archivo
Muchos conductores deben estacionar en lugares no permitidos en los alrededores del CHUF por la falta de espacio y el alto coste del aparcamiento del hospital | archivo

Desde hace años la ciudad naval tiene un problema de aparcamiento. En los últimos años el estacionamiento de vehículos ha pasado de ser un tema recurrente de queja entre conocidos a una constante fuente de discusión en los plenos municipales e, incluso, un arma política. 

El parking de la plaza de Armas, la peatonalización, el estado del Sánchez Aguilera... Incluso a la hora de abordar realidades como el descenso del comercio en Ferrol el tema del aparcamiento sale a relucir casi inmediatamente. Sin embargo, al margen de toda discusión, resulta innegable la tendencia de los vecinos de estacionar sus vehículos donde más convenga en un momento dado, lo que ha llevado a la Policía Local, de unos años a esta parte, a efectuar numerosas campañas con el objetivo de concienciar a los vecinos de la importancia de aparcar adecuadamente, incluso si eso significa tener que utilizar un poco las piernas.

En los últimos seis años, desde el inicio de estas campañas –las dos últimas realizadas entre el 5 y el 11 de febrero y entre el 23 de abril y el 4 de mayo de 2018–, fueron registradas 1.635 denuncias efectuadas por los agentes de la Policía Local. La mayoría de ellas, especialmente desde 2016, corresponden a vehículos estacionados en zonas de carga y descarga –infracción que, el pasado ejercicio, aglutinó el 39,5% de todas las multas–, seguidas muy de cerca por los coches aparcados sobre las aceras –21,1% en 2018–. Así, estas dos conductas generaron en tan solo 18 días un total de 195 denuncias policiales, el 60,74% de todas las realizadas a lo largo de la campaña.

En cuanto al resto de denuncias, se puede observar una clara predisposición por parte de los conductores a detenerse en mitad de la vía, una infracción que, si bien en 2018 supuso un 10,2% del total de denuncias –con 33 casos registrados–, siempre se ha mantenido entre las más altas de la lista, alcanzando su máximo histórico en 2017 con 44 denuncias. Afortunadamente, al menos en términos porcentuales, también se ha podido ver una notable caída desde 2013 en el número de multas por otras conductas incívicas, tales como estacionar en zona peatonal –pasando del 12,2 a un 1,2%–, las paradas en doble fila –de 7,3 a 1,8%– o no respetar la señalización horizontal –12,1 a 5,9%–. 

La solución a estas conductas, no obstante, implica tanto al Ejecutivo municipal como a la propia ciudadanía, que debe apoyar un modelo urbano menos dependiente del transporte particular. Así, si bien desde el Consistorio se trata de mejorar el flujo circulatorio a la salida de los colegios con iniciativas como “Camiños escolares seguros”, los padres también tienen la responsabilidad de no depender de sus coches a la hora de recoger a sus hijos en el colegio –o, al menos, de no tratar de aparcar directamente en la puerta–; del mismo modo, el gobierno municipal debe responsabilizarse, por ejemplo, de ofrecer soluciones de estacionamiento y transporte público en las zonas hospitalarias si no quiere ver un aumento en el número de infracciones en esas áreas. Se trata de un caso de cambio de paradigma, tanto por uno como por el otro lado.

Por último, el informe policial hace especial hincapié en el número de estacionamientos indebidos en plazas reservadas para personas con movilidad reducida, dado que, a pesar de que el número de controles durante el pasado ejercicio se redujo drásticamente –de 269 a 44 desde 2014–, el porcentaje de estas denuncias ha crecido de forma más que notoria –pasando del 4,7 a un 15,9%–.

Comentarios