Jueves 23.05.2019

Yoya Neira | “No se puede hacer electoralismo jugando con la gente que de buena fe compra que la ciudad queda paralizada”

Portavoz del partido socialista Responsabiliza al Ayuntamiento de no ser capaz de aprobar el presupuesto y de carecer de la autocrítica necesaria para reconocer los errores

Yoya Neira es portavoz del Partido Socialista | javier alborés
Yoya Neira es portavoz del Partido Socialista | javier alborés

Yoya Neira asumió la portavocía del PSOE en el tramo final del mandato, que estará marcado por el rechazo al presupuesto el pasado lunes. Cree que la Marea no estaba preparada gobernar y que esto se demostró en la gestión realizada y la falta de autocrítica para reconocer las cosas que no se hicieron bien.

El lunes en el pleno se rechazó el presupuesto, ¿qué escenario habrá ahora?
El de un presupuesto prorrogado, que no significa la paralización de la ciudad ni mucho menos, hablamos de un presupuesto que está en 221 millones. A 28 de febrero se tiene que hacer la liquidación de la cuenta y habrá un remanente que se podrá utilizar para las inversiones que se consideren oportunas. Es una situación en la que se tiene que gestionar el dinero que se tiene. Se pueden hacer modificativos de crédito para hacer aquellos gastos que el gobierno considere oportunos y si no se hacen, teniendo en cuenta que para las entidades sociales ya existen subvenciones prorrogadas, que lo único que hace falta es un anexo que diga qué entidades y qué cantidades cobran, si no se hace es una cuestión que tendrá que explicar el Gobierno municipal. Cuenta con nuestro apoyo para los modificativos.

¿Por qué hasta ahora no se tramitó ese anexo de subvenciones?
El Gobierno local fue a un pleno sabiendo que contaba con el voto desfavorable de la Comisión de Hacienda y por lo tanto de los grupos que le podían dar el apoyo y eso se hace con una razón. Xulio Ferreiro había dicho en diciembre que llevaría los presupuestos a pleno cuando contara con el apoyo suficiente y el presupuesto se lleva para entrar en el debate político del victimismo, para situarse en no se sabe qué estrategia, pero desde luego una que dista bastante de la realidad y que nadie puede comprar, de que el Partido Socialista bloquea un presupuesto, y para retrasar ese momento de darle las subvenciones a las entidades, que saben que las necesitan para prestar un servicio fundamental. 

El Gobierno local señala a la oposición como responsable de que no haya presupuesto. 
Eso es un ejercicio de irresponsabilidad, quien tiene la responsabilidad de gobernar es el gobierno. El Partido Socialista fue responsable con el mandato de las urnas que decidieron que preferían la izquierda a la derecha en esta ciudad. Se le dio el apoyo en un determinado momento para la investidura, pero no fue un cheque en blanco. Victimismo ninguno, lo que tienen que dar son explicaciones a la ciudadanía de por qué ninguno de los presupuestos de su mandato entró en tiempo, de que no fueron capaces de ejecutar su presupuesto íntegro que se aprobó con la cuestión de confianza y ni siquiera yendo a todos los presupuestos anteriores el grueso de sus medidas se han cumplido o de los compromisos adquiridos con el Partido Socialista. No se puede decir de una manera tan alegre y encender a los vecinos diciendo que va a ser culpa del Partido Socialista que no tengan piscina en el Castrillón o que no se derribe el viaducto de la ronda de Nelle. El 21 de diciembre no se presenta ningún presupuesto en tiempo porque no entra en vigor el 1 de enero. En segundo lugar no pueden mentir, en tres años y medio les ha dado tiempo a sacar adelante la piscina del Castrillón si era tan prioritaria y el viaducto de la ronda de Nelle requiere de un proyecto y unos plazos, que nadie mienta. No se puede hacer electoralismo jugando con la gente que de buena fe compra el discurso de que la ciudad se queda paralizada. 

La Marea sabía que las cuentas no saldrían adelante al estar en minoría y haber acuerdo. ¿Lo ocurrido es un reflejo del mandato?
En cierta medida sí, ha sido el reflejo más evidente de lo que es no saber para lo que uno está en política. El que gobierna está para gobernar y eso es gestionar, uno tiene que bajar del mundo de las ideas al de la realidad y los hechos, ese es el problema más importante que tiene Marea Atlántica, que se pasa la vida divagando sobre las ideas pero es incapaz de gestionar lo que es la política local. Por otra parte refleja la ausencia absoluta de autocrítica, la experiencia de cuarenta años de democracia en este país nos ha tenido que enseñar a todos en la política que uno tiene que reconocer los errores que comete. Marea quiso pasar estos años en una situación de virginidad absoluta porque saben que gestionar es tomar decisiones y eso implica que la primera que se tome tendrás a quien te aplauda y quien proteste, no se puede contentar a todo el mundo. Cuando te presentas lo haces con vocación de gobernar o ser oposición y Marea lo hizo con vocación de ser oposición y se encontró gobernando y no supo adaptarse a esa situación, principalmente por inacción o por omisión. El Partido Socialista no gobierna y les ha dado su apoyo para gobernar porque la alternativa era la política del Partido Popular, contraria a nuestros principios más esenciales. Nos encontramos con un partido que al menos en su programa era coincidente con el nuestro, pero ha sido incapaz de cumplir con la confianza depositada en su momento por sus votantes porque si vamos a los 98 puntos de su programa electoral, ¿cuál es el porcentaje de cumplimiento?

No era portavoz cuando se apoyó la investidura de Ferreiro, pero estaba en el grupo. ¿Se arrepienten de ese apoyo?
Creo que no teníamos otra alternativa. La izquierda tiene que tender al entendimiento, pero eso no significa cheques en blanco, que no se le tienen que dar ni a los propios compañeros de partido por responsabilidad. La alternativa en un grupo municipal de seis concejales en una corporación de 27, ¿cuál era? ¿Facilitar un gobierno del Partido Popular o uno de cambio de la izquierda? La experiencia nos ha dicho que no han sabido estar a la altura de lo que esperábamos de ellos en cuanto a la gestión, pero el Partido Popular ya había gestionado y en el peor momento de crisis económica en este país ellos fueron los responsables de los recortes sociales, en derechos y laborales. 

La Marea Atlántica les echó en cara que fue difícil negociar con ustedes por sus situaciones internas y cambios de postura. ¿Tienen razón?
Creo que no porque a la vista está que han negociado dos presupuestos. El primero lo heredaron, el segundo lo negociaron, el tercero fue el único que no se aprobó que fue el de la cuestión de confianza. El cuarto lo negociaron y este se viene a 21 de diciembre. La razón por la que se vota que no al presupuesto es por una enmienda a la totalidad en la gestión, pero a la gente hay que decirle que lo importante del presupuesto es gastarlo. En absoluto las cuestiones internas que pudo tener el Partido Socialista con los cambios de portavoz o la incorporación de concejales influye. No sé si la incapacidad de gestión también depende de cuestiones internas de su partido, ahora vemos que salen cuatro concejales, pero creo que hay que tener un respeto a las cuestiones internas de cada organización y son límites que no se deben traspasar. Si el presupuesto se aprueba el 25 de mayo, no será responsabilidad del Partido Socialista, será de quien no lo lleva en octubre o noviembre del año anterior. Si se aprueba el 18 de mayo, íntegramente y tiene once modificativos de crédito de los que van a pleno, eso significa que son incapaces de gestionar.

¿Si hubiese sido portavoz antes habría apostado por otro tipo de relación con la Marea?
Seguramente sí, pero a cada uno le toca gestionar el momento que le toca y la política local es quizás la más cambiante y estos cuatro años nos han enseñado a todos que otros panoramas políticos pueden ser diferentes y hay que dar respuesta. El Partido Socialista fue por primera vez tercera fuerza, eso implica que nos resituemos y hagamos un examen de lo que tenía que ser nuestro posicionamiento, creo que lo hemos hecho razonablemente bien y no quiero quitar ningún valor al trabajo de los compañeros que me precedieron en el cargo, no fue fácil y lo han hecho dando lo mejor de cada uno. No siempre acertaremos, pero nadie puede decir que el Partido Socialista se equivoque por la inacción.

 

“Estamos en situación de recuperar la confianza perdida de la mayoría de los ciudadanos”

La portavoz socialista cree que este mandato sirvió a la formación para aprender de errores y marcar una línea para recuperar el lugar que ocupó muchos años en la política local.

¿Qué tres meses quedan?
Estamos en un período preelectoral, estamos cada uno en el momento de rendir cuentas de lo que ha sido nuestra labor y por lo tanto de trabajo. El trabajo del Ayuntamiento y de la gestión del Gobierno local tiene que estar hasta el último momento. Ya he dado el compromiso del Partido Socialista para apoyar los modificativos necesarios y vamos a seguir colaborando de manera responsable en todo.

El grupo tuvo estos años cambios y diferencias y usted pasó de un plano secundario a ser la portavoz, ¿lo imaginaba?
Cuando uno está en política sabe que está al albur de muchas cuestiones y cuando se ocupa un cargo de responsabilidad política o está de portavoz, de la misma manera que no tiene que preguntar porqué es portavoz, tampoco tiene que preguntar porqué se tiene que cumplir un papel más secundario. Soy persona de partido y estoy a disposición de lo que diga la organización. Si consideran que mi perfil tiene que estar en primera línea lo estoy, y si entienden que tengo que estar en una línea más secundaria, me guste o no lo tengo que respetar.

¿Qué espera de las elecciones?
Que haya un panorama que permita recuperar esa confianza que perdimos de la ciudadanía. A nadie se le escapa que hemos pasado de gobernar muchos años la ciudad y después perdimos la confianza por un ciclo que se acababa. El Partido Socialista está en una situación para ofrecer una alternativa creíble, Inés Rey es una candidata con ganas, entusiasmo y una idea muy clara de lo que tiene que ser el proyecto para esta ciudad y es una persona cercana y creíble. Creo que salimos para obtener los mejores resultados.

¿Eso significa gobernar?
Nos presentamos para gobernar, somos un partido de gobierno siempre y no de oposición, otra cosa es que las reglas nos sitúen en la oposición. Hemos hecho las reflexiones para saber la razón por la que se pierde la confianza de la mayoría de los ciudadanos y creo que estamos en situación de volver a recuperarla porque hemos sido responsables. Presentaremos un equipo liderado por Inés Rey que va a representar los valores de la izquierda de la credibilidad, la solvencia y con capacidad política para hacer una gestión que sea adecuada y volver a situar esta ciudad como un referente.

¿De dónde se recuperan votos?
De todo el núcleo de votantes que se han ido a otras formaciones, muchos de ellos a la abstención, el voto que tenemos que recuperar es el de esas personas de barrios como Labañou o Palavea. Si me pregunta si el Partido Socialista tiene que hacer un viraje hacia un lado u otro, tiene que ser leal a los principios que lo han alumbrado desde hace muchos años adaptados a una realidad que es la de la izquierda y la socialdemocracia. 

¿Con ganas de seguir como concejala?
Estoy a disposición del partido y estaré dónde considere que tengo que estar.

Por usted estaría en la lista.
Estaré donde el Partido Socialista considere que esté. La política local, que es dónde me he movido y la que más conozco, me apasiona, pero estoy a disposición de la candidata y de la organización. Es el partido y la candidata quien tiene que decidir si yo debo estar.

Comentarios