sábado 21.09.2019

El PSOE y Unidas Podemos ensayan en el Congreso su posible pacto

 

Los dos partidos negocian una Mesa de la Cámara en la que contarían con una mayoría de cinco miembros

 

el ideal gallego-2019-05-14-030-b25637d6
el ideal gallego-2019-05-14-030-b25637d6

El PSOE y Unidas Podemos ya están ensayando en el Congreso lo que podría ser su acuerdo tras las elecciones del 26 de mayo para un Gobierno de progreso, al negociar la constitución de una Mesa de la Cámara baja en la que juntos contarían con una mayoría de cinco miembros.


El propio presidente en funciones, Pedro Sánchez, hizo ayer un guiño a un posible pacto con Podemos, durante un paseo por el distrito madrileño de Vallecas, acompañado por los dos candidatos del PSOE a la Comunidad de Madrid, Ángel Gabilondo, y al Ayuntamiento de la capital, Pepu Hernández.

El acuerdo para la Mesa, que está por ultimar y se hará público previsiblemente a finales de esta semana, deja fuera a las formaciones independentistas y nacionalistas, y sitúa al PSOE con tres puestos y Unidas Podemos con dos, al igual que cada uno de los partidos de la oposición, PP y Ciudadanos.


Mayoría de izquierdas
De esta manera, los socialistas se aseguran una mayoría de izquierdas en el órgano de gobierno del Congreso si suma sus votos con los de la formación morada, al contrario que en la legislatura pasada en la que dominaban PP y Ciudadanos. 


La vicepresidenta del Gobierno, Carmen Calvo, recordó que en las Mesas del Congreso y el Senado no tienen por qué estar todos los grupos parlamentarios, como sí ocurre con la Junta de Portavoces, y aseguró que se negocia para que este órgano sea “representativo” de los grandes partidos, los que tienen “más escaños”.


Pero además de la Mesa del Congreso, los partidos están negociando otras cuestiones de intendencia de la Cámara Baja, como la ubicación de sus señorías tanto en el Salón de Plenos como en las distintas dependencias de la Carrera de San Jerónimo. 


Todos los diputados tienen garantizado un asiento en el hemiciclo y un despacho, pero su distribución suele ser motivo de discrepancia cada inicio de legislatura, y ahora la situación parece más complicada al entrar un nuevo grupo en el reparto: Vox, cuyo encaje en el hemiciclo es una incógnita todavía.


Otro asunto que deberán perfilar será el reparto de los puestos en las mesas de las comisiones parlamentarias, cuyas presidencias en principio se distribuirán proporcionalmente en función del peso de cada grupo en el hemiciclo, según indicaron a Europa Press fuentes parlamentarias.


Aunque las comisiones no están definidas y dependen de la configuración del nuevo Gobierno, ese reparto supondrá que el PSOE presida el 35% de las comisiones, el PP casi el 20%, Ciudadanos un 16% y a Unidas Podemos un 12%. En ese reparto es donde se espera que entren ERC y el PNV. l

Comentarios