miércoles 20.11.2019

Las protestas independentistas bloquean El Prat y obligan a cancelar cien vuelos

Al menos 56 personas resultan heridas en el aeropuerto, donde numerosos gallegos quedaron atrapados

Las protestas independentistas bloquean El Prat y obligan a cancelar cien vuelos

El aeropuerto de El Prat se convirtió ayer en el epicentro de las protestas del movimiento independentista contra la sentencia del procés, que movilizó a miles de personas hacia esta infraestructura, lo que colapsó sus accesos y ha obligado a cancelar más de un centenar de vuelos.

A pie, por carretera, en metro y en tren, miles de manifestantes seguían las directrices de la plataforma “Tsunami democrátic”, que ya desde el mediodía, tras conocerse la sentencia del Tribunal Supremo que fija penas de 9 a 13 años para los líderes independentistas, llamó a acudir “de inmediato y por todas las vías posibles” a la terminal T1 para paralizar la actividad del aeropuerto barcelonés.

Durante unas horas, los Mossos d’Esquadra ordenaron cerrar el servicio de trenes de cercanías (rodalies) y de Metro al aeropuerto, mientras que el acceso por carretera por la C-32 y la C-31 quedó colapsado por las protestas.

Asimismo, los agentes detuvieron a un manifestante en el vestíbulo de la línea L-9 del metro cuando pretendía acceder al aeropuerto de El Prat por “atentado a agente de la autoridad”, según la Policía catalana.

Las retenciones en las carreteras y los cortes intermitentes en algunos ramales de acceso a esta infraestructura llevaron a algunos viajeros a bajar de sus vehículos y cubrir a pie los últimos metros arrastrando sus maletas para no perder sus vuelos.

Cargas

El colapso de El Prat a causa de las protestas obligó a Vueling a anular 108 vuelos previstos para ayer y a cancelar otros 20 para hoy.  Los accesos a las terminales vivieron a lo largo de la tarde momentos de tensión, como cuando los Mossos cargaron contra parte de los manifestantes congregados frente a la puerta de llegadas de la T1. Esta intervención provocó carreras y la dispersión de manifestantes por la zona, y se resolvió con el disparo de proyectiles de foam (espuma) por parte de los agentes policiales y la detención de una persona.

Un total de 56 personas resultaron heridas en las protestas, que obligaron a reunir el comité de crisis del aeropuerto.

La frustración, la desinformación, el miedo y la indignación fueron las sensaciones más habituales en esta jornada de protestas en el aeropuerto de El Prat, donde numerosos gallegos quedaron atrapados.

“Yo lo siento, pero no pienso volver a Cataluña. En su día me dio pena que los metiesen en prisión, pero no es tan grave como para hacer esto. Esto también es violencia de la que se quejan”, explicó Ana, una turista mexicana, en referencia a los incidentes vividos a lo largo de la jornada en el aeropuerto.

“Se les ha ido de las manos. Esto tiene difícil solución si nadie da su brazo a torcer”, dijo Xandre, un padre de familia que gestionaba como podía el hecho de haberse quedado sin vuelo y sin saber dónde él y los suyos pasarían la noche. “Hemos andado más de 2 kilómetros bajo la lluvia con el carrito con mi hija de tres años y otro de 18 meses en brazos”, dijo.

Los padres de los pequeños Xiana y Anton no sabían si su vuelo en dirección a Santiago llegaría a salir. Vueling no les daba ninguna solución.

Las protestas de los colectivos independentistas contra la sentencia del procés también afectaron a otras poblaciones catalanas, como Tarragona, Sabadell, Lleida y Girona, donde los manifestantes cortaron las vías de tren.

Una mujer que exhibía una bandera española fue golpeada por un manifestante que participaba en una movilización en Tarragona. La mujer irrumpió en la manifestación independentista por las calles de Tarragona, exhibiendo una bandera española y dirigiéndose a los manifestantes: “Estáis pisando suelo español”.

Comentarios