El PP critica la “herencia” que deja el alcalde con el cobro de la tasa desde 2015

El ejecutivo asegura que la EDAR no funcionó hasta abril del año pasado pero pasa a cobro la tasa desde 2015 | jorge meis

La publicación de las liquidaciones de los recibos por depuración de aguas residuales desde el 1 de enero de 2015 al 31 de marzo de 2017 –desde abril de ese año ya se están comenzando a cobrar– en el Boletín Oficial de la Provincia contrasta

La publicación de las liquidaciones de los recibos por depuración de aguas residuales desde el 1 de enero de 2015 al 31 de marzo de 2017 –desde abril de ese año ya se están comenzando a cobrar– en el Boletín Oficial de la Provincia contrasta con las promesas del regidor, Jorge Suárez, de que no se cobraría la tasa, al menos, hasta que una sentencia judicial obligase al ejecutivo. En este sentido, tras el anuncio de las liquidaciones, el alcalde recordó ayer que está recurrida una sentencia que daba parcialmente la razón a la parte privada de la Emafesa y que espera que sea favorable, en segunda instancia, al Concello –parte pública de la empresa de aguas–, por lo que esta publicación en el BOP es un “trámite” y se espera que no haya que cobrar a los vecinos por un servicio que se considera que no se prestó.
El grupo municipal del PP denunció ayer la “hipocresía” del regidor local ya que antes de ser alcalde prometía que derogaría la tasa “y ayer –por el lunes, con la publicación en el BOP–, ponía fin a la gran mentira y farsa que montó”.
La portavoz popular, Martina Aneiros, recordó que el ejecutivo de Suárez habló claramente de “fraude” por pretender cobrar una tasa sin que existiese depuración y por eso suspendió en septiembre de 2015 el tributo –suspensión que tuvo que ser levantada tras una sentencia judicial–. Pero, además, Aneiros echó la vista atrás para indicar que su grupo pidió que se preguntase al Consello Consultivo si se podía cobrar la tasa de forma retroactiva, una consulta que nunca fue realizada y ahora se ordena la ejecución de esos cobros de años anteriores.
La concejala del PP recordó que los ferrolanos recibieron primero cartas informándoles de que se va a proceder al cobro con carácter retroactivo de la tasa desde abril a noviembre de 2017 y ahora se publican en el BOP unos padrones por los que “los ferrolanos tendrán que pagar más de dos años de tasa porque Jorge Suárez dejó de cobrarla de forma imprudente e irresponsable”.
Así, habló de “contradicción e hipocresía” del regidor que, además, deja la “herencia envenenada” a la nueva corporación porque el BOP indica que se comenzarán a pagar los recibos desde el 1 de junio –una vez pasadas las elecciones municipales–.
Aneiros calificó la actitud del alcalde de “poco valiente” e indicó que debería “salir a pedir perdón a los ferrolanos” porque son los que pagarán los recibos así como “su nefasta gestión”.

El BNG acusa de claudicar
El grupo nacionalista en el Concello también criticó ayer el anuncio del ejecutivo local acusándolo de “claudicar diante do PP e da parte privada de Emafesa”, al pretender cobrar los 5,5 millones de euros por el concepto de una tasa desde el año 2015 hasta marzo de 2017. El BNG censuró no solo la medida sino también el hacerlo “ás gachadas e postergando o seu cobro ata pasadas as eleccións, ademáis de pechar ás portas á devolución dos 800.000 euros cobrados indebidamente por Emafesa”.
El BNG ya había criticado que se cobrase de abril a noviembre de 2017 y apuntaba entonces que esa medida abría las puertas a un cobro retroactivo de la tasa de los años 2015 y 16, tal y como reclamaba la parte privada de Emafesa. La medida ahora tomada y que confirma esos augurios se deben, apunta el BNG, “a ter aprobadas as contas da empresa de 2015 e 2016, que se sacaron adiante entre FeC e PP, e que incorporan ingresos por esta taxa de millóns de euros a pesar de que o servizo non se estaba a prestar”.
El haber aprobado las cuentas supone, para el BNG, dar el visto bueno a esos ingresos “inxustificados”, lo que los nacionalistas ven como un apoyo de Ferrol en Común al “incremento dos ingreso da parte privada de Emafesa”.
El BNG defendió siempre que en lugar de cobrar por servicios inexistentes, se debería devolver la EDAR a la Xunta, exigiéndole responsabilidades por una infraestructura que fue entregada al Concello imposibilitada para funcionar “e que se faga cargo da xestión da depuración”.
Solo es un trámite
El alcalde, Jorge Suárez, defendió ayer la publicación en el boletín del cobro de la tasa desde 2015, argumentando que se trata solo de un trámite administrativo.
Así, aseguró que la publicación se lleva a cabo por indicación de los habilitados nacionales –Secretaría general e Intervención– que velan por el cumplimiento de la legalidad en la administración local para evitar un concurso de acreedores de Emafesa.
Sin embargo, recordó que el tema del cobro de la tasa por un período en el que asegura que está demostrado que no hubo saneamiento de las aguas residuales está judicializado y, por lo tanto, “aprazado e supeditado a unha resolución xudicial que, agardamos, en segunda instancia, sexa favorable aos nosos intereses e permita anular esa publicación”.
Así las cosas, el regidor quiso dejar claro que la publicación en el Boletín Oficial de la Provincia, –y pese a que el BOP recoge ya los plazos de cobro y apunta que de no abonarse en plazo se pasará a la vía ejecutiva– no implica el cobro de la tasa para ese período, alegando que se espera que antes de ese 1 de junio que se ha fijado como fecha de cobro se cuenta ya con la sentencia del Tribunal Superior de Xustiza de Galicia sobre si tiene razón la parte privada Socamex, que reclama el cobro de las tasa en el período en el que no está acreditado el funcionamiento de la planta depuradora, o la parte privada, el Concello, que reclama que no se facture por una depuración inexistente.
El alcalde confía en que sea este último el resultado y, de ser así, se anularía, aseguró, el cobro de la tasa que ahora aparece publicada. Si en ese momento todavía no se hubiese emitido sentencia alguna, Jorge Suárez aseguró que todavía podría prorrogarse ese cobro, con un nuevo anuncio al respecto en el BOP, algo que a la vista de los plazos ya no correspondería a este ejecutivo sino al salido de las urnas en las elecciones del mes de mayo. l