Domingo 26.05.2019

Miles de personas marchan en Madrid contra el “juicio farsa” del procés catalán

Torra lideró la marcha para pedir “libertad” para los presos e “independencia” para Cataluña

Miles de personas se concentran frente al Palacio de Cibeles, en Madrid, durante la marcha soberanista | víctor lerena (efe)
Miles de personas se concentran frente al Palacio de Cibeles, en Madrid, durante la marcha soberanista | víctor lerena (efe)

Miles de personas encabezadas por el presidente de la Generalitat, Quim Torra, se manifestaron ayer en el centro de Madrid para protestar contra el “juicio farsa” del procés, una marcha que convocó a 120.000 asistentes, según la organización, y a 18.000 según el cómputo policial.


Torra, que caminó durante la marcha junto al expresidente catalán Artur Mas, pidió a España que escuche los “gritos de libertad” y “de independencia” de la manifestación e instó al país a mirarse y estudiar para ver en qué ha fallado “para que tanta gente esté apelando al derecho a la autodeterminación”.


Además, expresó su solidaridad con las “compañeras y compañeros” presos y “en el exilio” y calificó de “juicio farsa” el proceso abierto en el Supremo, como lo hizo el presidente del Parlament, Roger Torrent, quien avisó de que el “conflicto político entre Cataluña y el Estado solo se resolverá con democracia”.

A ambos lados del Paseo del Prado, miles de simpatizantes del movimiento soberanista llegados de distintos puntos de Cataluña y de otras zonas de España, como Galicia, Castilla y León, Andalucía, País Vasco y Asturias, ondearon banderas “esteladas” para dar la bienvenida a la cabecera de la manifestación, cuyo lema rezaba “La autodeterminación no es delito. Democracia es decidir”.

Desde primera hora de la tarde, las inmediaciones del Parque del Retiro se llenaron con manifestantes llegados desde Cataluña en más de 500 autocares y una quincena de trenes AVE, de todas las edades y muchos de ellos portando urnas transparentes bajo la premisa de “No hace daño votar”.

“No hay justicia”
Y no solo con esa frase quisieron dejar patente su protesta. También lo hicieron con pequeños carteles, en catalán y castellano, en los que se podía leer: “No pasarán”, “No hay justicia”, “Juicio farsa. Teatro del bueno” o “Som republica, republic of Catalonia” y “Libertad presos y exiliados políticos”, o con cánticos en catalán y en castellano como “1 de octubre. Ni olvido, ni perdono” o “Hemos venido a despedirnos”. El final del recorrido fue la plaza de Cibeles, donde se instaló un gran escenario por el que fueron pasando diferentes representantes de ANC y Ómnium Cultural, además de algunos de los más de sesenta colectivos sociales, organizaciones del 15-M, entidades republicanas y antifascistas. El cierre tuvo como protagonista “L’estaca”, la canción de Lluís Llach que se ha convertido en un símbolo del movimiento independentista.


En el acto también ha estado de alguna forma presente Jordi Cuixart, el presidente de Òmnium, que afronta 17 años de cárcel por un delito de rebelión.

Palabras de Cuixart
El vicepresidente de Ómnium, Marcel Mauri, leyó unas palabras enviadas por Cuixart a los manifestantes, en las que agradeció “la solidaridad” de “los pueblos” representados en la protesta, y les llamó a estar “unidos frente al fascismo”, que considera una “amenaza”. En el mensaje, también recalcó que “jamás” se va a “confrontar” entre sí a los independentistas catalanes y que su prioridad es “la resolución democrática del conflicto”.


Para la presidenta de la Assemblea Nacional Catalana (ANC), Elisenda Plauzie, el proceso a los líderes independentistas es una “vergüenza democrática”, mientras que el derecho a la autodeterminación es “un instrumento de paz”. 


Mientras, el portavoz adjunto de ERC en el Congreso, Gabriel Rufián, contrapuso la “democracia” y el “pacifismo” de la manifestación con las “amenazas”, el artículo 155 y el “trifachito” de PP, Vox y Ciudadanos. 

En la misma línea se pronunció Marcel Mauri, quien denunció durante la marcha que “debería avergonzar a cualquier demócrata” que a Vox no solo no se le “aísle” sino que, además, “se le permita actuar como acusación particular en el juicio”. l

Comentarios