• Domingo, 21 de Octubre de 2018

Máxim Huerta dimite porque la inocencia “no sirve ante la jauría”

El escritor y presentador de televisión Máxim Huerta dimitió como ministro de Cultura y Deporte una semana después de su nombramiento

Máxim Huerta dimite porque la inocencia “no sirve ante la jauría”
Máxim Huerta durante la rueda de prensa en la que anunció su dimisión | rodrigo jiménez (efe)
Máxim Huerta durante la rueda de prensa en la que anunció su dimisión | rodrigo jiménez (efe)

El escritor y presentador de televisión Máxim Huerta dimitió como ministro de Cultura y Deporte una semana después de su nombramiento, tras conocerse que defraudó a Hacienda 218.000 euros, y será sustituido en el cargo por el experto en gestión cultural José Guirao.
Huerta, que se convirtió en el ministro más breve de la democracia, explicó en nueve minutos de comparecencia sin preguntas que había decidido dimitir para que no se mine el proyecto de Pedro Sánchez, “pensando en la cultura y en la transparencia” y “consciente de que la inocencia no vale de nada ante esta jauría”.

En menos de una hora
Menos de una hora después, fuentes del Ejecutivo confirmaban que su sustituto sería Guirao (Almería, 1959), que fue director general de Bellas Artes y Archivos del Ministerio de Cultura de 1993 a 1994 y director del Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía entre ese año y el 2001 y actual responsable de la Fundación Montemadrid.
Guirao tomará posesión mañana a las 11.00 horas ante el Rey en el Palacio de la Zarzuela.

La crisis de Gobierno comenzaba a primera hora de la mañana cuando el digital “El Confidencial” informaba de que Huerta fue sancionado a abonar 366.000 euros a Hacienda por 218.000 euros que dejó de pagar en 2006, 2007 y 2008, cuando trabajaba como presentador de televisión.

Huerta había acudido a primera hora de la mañana a Moncloa y tras ello declaró en Onda Cero que sus obligaciones tributarias estaban “al corriente”, que era “asunto cerrado” y que no pensaba dimitir porque eran hechos anteriores a su condición de ministro.
Durante el resto del día no hubo más información hasta que pasadas las cinco, el ministerio convocó la comparecencia de Huerta para las seis de la tarde aunque se retrasó hasta las siete. A esa hora, Huerta comparecía en una concurrida sala de prensa ante la que anunciaba su “retirada”: “Hay momentos en los que uno tiene que retirarse y yo amo la cultura”.

Bombardeo
No importa, aseguró, que no haya cometido ningún fraude fiscal, “lo que importa es el bombardeo que busca minar el proyecto de regeneración y de transparencia del presidente Sánchez. Y no voy a permitirlo”, repitió.
Insistió en que es inocente y que lo que hizo, “como tanta gente de este país”, fue “facturar a través de una sociedad. Y no era ilegal en ese momento”, recalcó. “He pagado la multa dos veces. La primera fue la que Hacienda me pidió con efectos retroactivos por hacer algo que no era ilegal en su tiempo; y ahora, aquí, por segunda vez, consciente de que la inocencia no vale de nada ante esta jauría”, aseguró.

“Corren nuevos tiempos, tiempos en los que hasta los inocentes prefieren irse antes de que cualquier sombra de sospecha perjudique a los que quieren poner un nuevo rumbo, aire fresco, política limpia después de décadas de corrupción y expolio público. Ha sido tremendo”, dijo Huerta, que se fue citando a Lope de Vega: “Me voy para no partirme yo”.
El ya exministro se despidió de su cargo en su cuenta personal de Twitter e Instragram con una fotografía en la que aparece de espaldas junto a su madre el día en el que recibió la cartera de su antecesor. “Para defender aquello que más amas, a veces, es necesario retirarse”, dice el tuit.
Huerta podrá percibir algo más de 2.000 euros por sus siete días como ministro, ya que esa es la cantidad que le corresponde por la parte proporcional de su sueldo y la indemnización.