jueves 16.07.2020

El Gobierno estudia los escenarios de “desescalada” y pide cautela

Los trabajadores que se encuentran de permiso retribuido volverán a ocupar sus puestos  la próxima semana
Montero y Planas | borja puig (efe)
Montero y Planas | borja puig (efe)

El Gobierno trabaja en “distintos escenarios” de desescalada para abandonar de forma progresiva el confinamiento, una salida que habrá de ser “ordenada y segura” y que requerirá “prudencia y cautela” en cada nuevo paso que dé.

La ministra portavoz del Gobierno, María Jesús Montero, reconoció ayer en la rueda de prensa posterior a la celebración del Consejo de Ministros que el Ejecutivo es consciente de que la transición a otros escenarios genera mucha curiosidad, pero no avanzará cómo se saldrá del confinamiento hasta que no se adopten las medidas definitivas para evitar confusión y especulación.

“Somos conscientes de que la ciudadanía se hace muchas preguntas respecto a cuándo podremos salir, de qué manera, si tendremos que llevar o no mascarilla... Son todas preguntas legítimas, pero para no generar confusión no queremos desarrollar ningún tipo de especulación”, subrayó Montero.

Instrucciones claras

La portavoz destacó que, “en la medida en que la evidencia técnica y científica” permita la adopción de esas decisiones, se irán comunicando con “instrucciones claras y firmes”.

“Vamos con cautela, vamos con prudencia, lo primero y lo perentorio es intentar recuperar la normalidad laboral la próxima semana y con estos quince días que se solicitan al Congreso de prórroga del estado de alarma seguiremos confinados en el domicilio”, precisó.

Montero aseguró que en España se adoptaron algunas de las medidas más duras de Europa para disminuir la transmisibilidad del virus, unas medidas que no podían dar lugar a la interpretación de qué actividades se podían o no realizar.

Preguntada acerca de si se permitirán los paseos con niños o la práctica de deporte al aire libre, Montero hizo hincapié en que cuanta menor movilidad, menor capacidad de transmisión tendrá el virus y, por tanto, más posibilidad de contener la utilización de los servicios sanitarios.

Los paseos y la apertura de algunas instalaciones formarán parte de plan de desescalada, pero solo una vez que se haya producido el impacto más fuerte sobre los servicios sanitarios, no exista riesgo de colapso y cuello de botella y la transmisión del virus esté controlada.

Montero incidió en que se irán dando los pasos que permitan “avanzar, caminar y consolidar” los objetivos de que los trabajadores puedan desarrollar su tarea “con garantía de seguridad” y que se mantenga controlada la transmisión del virus.

Mientras, los trabajadores con permisos retribuidos recuperables volverán a la actividad y a sus empleos no esenciales tras la Semana Santa, que en algunas comunidades será el próximo lunes o el martes.

Montero señaló que la medida de hibernación de la actividad económica que concluye el 9 de abril “ha sido extraordinariamente efectiva”.

“Los datos de movilidad dicen que en el entorno de la empresas se ha cuidado la voluntad del permiso retribuido recuperable y doy las gracias al conjunto del tejido empresarial y de los trabajadores”, dijo Montero.

Afirmó que tras la reunión del Diálogo Social con diferentes ministerios ayer, el Gobierno está trabajando en diferentes escenarios, que se puedan generar según la evolución de la pandemia.

Comentarios