Martes 18.12.2018

Delgado afirma que la Fiscalía acredita que no tuvo relación con Villarejo

La ministra de Justicia, Dolores Delgado, afirmó ayer en el Congreso que no mintió sobre su relación con el comisario jubilado José Manuel Villarejo –en prisión provisional por la denominada operación “Tándem”–

Dolores Delgado comparece ante la comisión de Justicia del Congreso | zipi (efe)
Dolores Delgado comparece ante la comisión de Justicia del Congreso | zipi (efe)

La ministra de Justicia, Dolores Delgado, afirmó ayer en el Congreso que no mintió sobre su relación con el comisario jubilado José Manuel Villarejo –en prisión provisional por la denominada operación “Tándem”– y que no tuvo “relación profesional alguna” con él, “como ha quedado acreditado por la propia Fiscalía”. Añadió que tampoco es su “amigo”.
Así de contundente se mostró Delgado durante su comparecencia a petición propia en la Comisión de Justicia de la cámara baja, donde insistió en que es una “víctima por partida doble” de la filtración de los audios que grabó el comisario en 2009 durante una comida que fueron difundidos en prensa para “desestabilizar el Gobierno” y lograr su impunidad. Además, avisó de que no se va a dejar “amedrentar” por el uso que “la derecha, la extrema derecha, y la extrema extrema derecha” está haciendo de dichas escuchas.
Delgado, al igual que dijo en manifestaciones anteriores, insistió también en que la grabación se obtuvo “de manera ilegal” y que su difusión tiene el objetivo de condicionar la acción del ejecutivo del que forma parte”. “Es algo que los autores no han conseguido, ni van a conseguir”, ha añadido.

Una traca final
Es más, recordó que el propio Villarejo avisó que si no le dejaban en libertad antes de Navidad haría uso de los “veinte terabytes” de archivos que tiene para lanzar una “traca final”. “Esto es un chantaje al Estado a través de mi persona, como ministra del gobierno de España. Es una extorsión al Gobierno. Me atacan a mí por ser ministra”, afirmó.
A lo largo de su intervención, Delgado reconoció que acudió a la comida con los máximos responsables policiales de la lucha antiterrorista en 2009 con los que sí trabajaba cotidianamente, invitada por un compañero de la Audiencia Nacional, en clara alusión, aunque sin citarle al que fuera juez de la Audiencia Nacional Baltasar Garzón.

No entra en el contenido
No entró sin embargo en el contenido de esas grabaciones, de las que dijo que “son ilícitas y suponen la materia de la que se sirve el chantajista” para desacreditar al Gobierno y también “la carrera de una mujer que lo que ha conseguido, fue por sí misma, con mucho esfuerzo, trabajo y sin tener a ningún hombre detrás, ni delante ni a un lado”.
Así, y tras desgranar su intensa actividad de 29 años como fiscal, 25 de ellos en la Audiencia Nacional luchando contra ETA, el narcotráfico, el yihadismo o en causas de justicia universal, lamentó tener ahora que “soportar” que se afirme que es “la marioneta de alguien” y se cuestione su profesionalidad.
Delgado manifestó que conoce que otros grupos políticos “no aceptan la legitimidad de este Gobierno”, y que les “duele” su “agenda progresista y de regeneración. “Pero deben saber que vamos a seguir adelante, vamos a limpiar la democracia española, vamos a avanzar en justicia social pese a sus campañas de descrédito, pese a las campañas de ataque personal a cada uno de los miembros de este Gobierno”, añadió.
Por ello, pidió a los diputados “que hagan un ejercicio de lealtad y demuestren rigor y sentido de Estado” y les recordó que “aquellos que dan pábulo a las grabaciones, las amplifican y las utilizan como munición partidista se sitúan de lado del chantajista, del presunto delincuente”. l

Comentarios