• Miércoles, 23 de Mayo de 2018

La CUP se abstendrá para que Quim Torra sea investido presidente pero no apoyará a su Govern

La CUP decidió ayer mantener las cuatro abstenciones en la votación de hoy en el Parlament, con las que posibilitará la investidura de Quim Torra como presidente catalán, aunque la formación puntualizó que no apoyará al futuro Govern y hará oposición durante la legislatura.

La CUP se abstendrá para que Quim Torra sea investido presidente pero no apoyará a su Govern
Los miembros de la CUP María Sirvent y Lluc Salelles | santi iglesias (efe)
Los miembros de la CUP María Sirvent y Lluc Salelles | santi iglesias (efe)

La CUP decidió ayer mantener las cuatro abstenciones en la votación de hoy en el Parlament, con las que posibilitará la investidura de Quim Torra como presidente catalán, aunque la formación puntualizó que no apoyará al futuro Govern y hará oposición durante la legislatura.
El consejo político de los antisistema, reunido en Cervera (Lleida) coincidiendo con una asamblea general de la misma formación, votó la posibilidad de modificar la abstención que la CUP ya había decidido sobre cualquier candidato a la investidura que no fuera Puigdemont.

La opción ganadora fue la de no introducir cambios y mantener la abstención de los cuatros diputados, lo que es suficiente para que hoy, en la segunda votación de la sesión de investidura, Torra salga elegido presidente de la Generalitat por mayoría simple, junto con los votos favorables de JxCat y ERC y los negativos del resto de grupos (Ciudadanos, PSC-Units, Catalunya En Comú-Podem y PPC).

El portavoz de la CUP Lluc Salellas puntualizó que el partido se decidía por “no bloquear la investidura” por “el contexto político actual”, marcado por el 155 y los políticos presos o en el extranjero, pero esto no significa, recalcó, que faciliten “la gobernabilidad” durante la legislatura.

La formación antisistema constató, según Salellas, una “reculada” de JxCat y ERC en el objetivo de una “República Catalana efectiva”, lo que imposibilita un apoyo al futuro Govern. Por ello, la diputada María Sirvent destacó el paso de la CUP a la “oposición activa” en el Parlament y remarcó que las cuatro abstenciones, a pesar de que harán viable la investidura de Torra, “no se pueden interpretar como apoyo o colaboración” al Govern o al candidato.

Alivio soberanista
En todo caso, la decisión de la CUP ha aliviado a JxCat y ERC, las dos formaciones independentistas que, a propuesta del expresident Carles Puigdemont, habían apostado por Quim Torra como el último candidato para salvar la repetición de elecciones, antes de que expire el plazo el próximo 22 de mayo.

Torra ya se sometió a la primera sesión del debate de investidura este sábado y no obtuvo la mayoría absoluta necesaria, por lo que hoy está prevista la segunda votación, en la que bastará en este caso la mayoría simple, que solo la abstención de la CUP y el voto favorable de JxCat y ERC con las delegaciones de votos de Carles Puigdemont y Antoni Comín podían garantizar.
El presidente del PPC, Xavier García Albiol, lamentó la futura investidura, ya que solo representa a una minoría de catalanes. Por su parte, la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, calificó de “decepcionante” el discurso del candidato, porque “está más destinado a consolidar el independentismo” que a “buscar puentes y propuestas transversales” y le produce la sensación de estar “en bucle”.
Además, el diputado de Units per Avançar Ramon Espadaler, dentro del grupo PSC-Units del Parlament, ironizó que la “soberanía compartida” es que la CUP dé “permiso” a Torra para ser president mientras que JxCat y ERC “ya le han hecho el Govern”.