• Miércoles, 26 de Septiembre de 2018

Los candidatos suman apoyos mientras el PP no decidirá hasta el jueves sobre el debate

El PP no decidirá al menos hasta el jueves sobre la celebración del debate que reclamó Pablo Casado, uno de los dos candidatos que pasó la primera vuelta junto con Soraya Sáenz de Santamaría

Los candidatos suman apoyos mientras el PP no decidirá hasta el jueves sobre el debate

El PP no decidirá al menos hasta el jueves sobre la celebración del debate que reclamó Pablo Casado, uno de los dos candidatos que pasó la primera vuelta junto con Soraya Sáenz de Santamaría, mientras ambos trabajan en sumar apoyos de cara a la segunda vuelta en el Congreso del 20 y 21 de julio.
En el día de ayer estaba previsto que contasen ya con la lista de compromisarios pero, de momento, los candidatos trabajan sobre sus propios datos.

La candidatura de Sáenz de Santamaría contó con la mayoría de votos de los militantes en las tres comunidades que cuentan con más porcentaje de los 3.184 compromisarios que participarán en la segunda vuelta de las elecciones: Andalucía (17%), comunidad Valenciana (12%) y Castilla y León (11%).
Pero en las siguientes en peso de los compromisarios para el Congreso –Galicia (10,2%), Madrid (8%) y Castilla-La Mancha (7,6%)– los apoyos para esta segunda vuelta no están tan claros.
En Galicia y Castilla-La Mancha los militantes optaron por la candidatura de María Dolores de Cospedal, que ya no competirá en la votación siguiente, mientras que en Madrid ganó Casado.

Desde la candidatura de Sáenz de Santamaría confían en una victoria clara, ya que a las circunscripciones en las que han ganado con el voto de los militantes suman otras, en las que venció Cospedal, en las que consideran que los compromisarios también se decantarán por su opción.
Tras este primer fin de semana tras la votación de los militantes, los dos aspirantes encaran la segunda vuelta con el ánimo de sumar a sus candidaturas los apoyos de quienes votaron a los precandidatos que quedaron en el camino.

Pero Sáenz de Santamaría tampoco abandona su propuesta de conseguir una candidatura unitaria con Casado, para la que cree que aún hay margen. Así que, más que por un debate, apuesta por una reunión entre los dos con la que establecer un “diálogo sincero para el acuerdo”, pero aún está a la espera.

Momentos de tensión
Casado visitó ayer una plaza ya conquistada, Pamplona, donde realizó declaraciones en el Casco Viejo entre gritos de “Fuera” o “Altsasukoak askatu” (“Libertad para los de Alsasua”, en referencia a los jóvenes condenados por agredir a dos guardias civiles y sus parejas), un continuo griterío durante el que se llegaron a producir momentos de tensión.
Casado había citado a los periodistas a las 13.30 horas en la plaza Consistorial, a donde ha acudido acompañado de varios dirigentes del PPN, con su presidenta, Ana Beltrán, a la cabeza.
Personas que estaban en la plaza y en los aledaños, muy concurridos con motivo de los Sanfermines, se percataron de la presencia de Pablo Casado y comenzaron a silbar, gritar e increparle. Por contra, otros ciudadanos aplaudieron a Pablo Casado y han gritado “Viva España y Viva Navarra”.
Pablo Casado afirmó que “algunos batasunos y algunos intolerantes lo que quieren es quitarnos la libertad y no dejarnos hablar”. “Si soy presidente del PP, lo que voy a poner es absoluta prioridad para que los proetarras y los batasunos no nos impidan hablar, no nos impidan garantizar las libertades y los derechos democráticos de todos los navarros”, indicó.

El candidato afirmó que “lo que se juega en el futuro de España es la permanencia de Navarra tal y como es durante cinco siglos, una parte imprescindible de España”. “Hay algunos violentos que ahora nos están abucheando y amenazando, que lo que quieren es que Navarra sea un anexo del País Vasco, del peor País Vasco de los borrokas, de los batasunos y de los intolerantes”, destacó.

Plantar cara
Tras ello, señaló que “hay que tener el coraje y la valentía de no dejarse intimidar y plantar cara a esta gente, que no puede ganar”. “Tenemos que recuperar el espacio electoral y la dignidad para Navarra, para el País Vasco y también para Cataluña”, indicó .

Además, defendió que debe darse un debate en el PP antes de la celebración del congreso en el que será elegido el próximo presidente y dijo que lo vivido en Pamplona es “el ejemplo de que en España tiene que haber debate de ideas”.

“No estamos hablando simplemente de gestión, estamos hablando de que aquí en Pamplona, , se me insulta y me intentan lanzar cosas, simplemente por venir aquí a decir que viva Pamplona, que viva Navarra, y que viva una España unida”, dijo.