Viernes 22.03.2019

Vodafone anuncia el despido de hasta 1.200 empleados en España

La cifra supone casi uno de cada cuatro trabajadores y la empresa alega una evolución negativa del negocio

 

Los ingresos de Vodafone España cayeron un 3,2% en el primer semestre fiscal | Javier Lizón (efe)
Los ingresos de Vodafone España cayeron un 3,2% en el primer semestre fiscal | Javier Lizón (efe)

Vodafone España comunicó ayer a los sindicatos un procedimiento de despido colectivo que afectará a un máximo de 1.200 empleados de los aproximadamente 5.100 que tiene en nuestro país, alrededor del 24 por ciento o casi 1 de cada 4 trabajadores.

Vodafone, que convocó ayer a los representantes de los trabajadores, UGT, CCOO y STC, prevé iniciar a finales de enero el período de consultas, que se prolongará durante un mes.
La compañía justificó la medida en razones económicas, productivas y organizativas, y explicó que con la misma persigue revertir la negativa evolución del negocio, con caídas en los ingresos y el resultado bruto de explotación (ebitda) en el primer semestre –abril a septiembre– de su año fiscal.


Los ingresos de Vodafone España cayeron un 3,2%, hasta los 2.421 millones de euros, en el primer semestre fiscal, lastrados por la reposición de tarifas y la guerra del fútbol, y su valor contable en el país se vio rebajado en 2.900 millones. Además, durante el período de abril a septiembre de 2018 redujo su base de clientes de televisión en 98.000, de ellos 66.000 entre julio y septiembre, principalmente por la decisión de la compañía británica de no seguir comprando fútbol a Telefónica, que se hizo en junio con los contenidos de La Liga y la Champions para próximas temporadas. Tanto UGT como CCOO expresaron su rechazo frontal a la medida presentada por la compañía, a la que, según fuentes sindicales, se oponen todos los representantes de los trabajadores.


Un portavoz de UGT denunció que la situación que atraviesa la compañía británica en España “no es responsabilidad de la plantilla”, sino de sus gestores, y considera que “con la medida propuesta pretenden solucionar su incapacidad demostrada y reiterada para la toma de decisiones estratégicas acertadas”.

En una carta remitida a la plantilla, el consejero delegado y presidente de Vodafone España, António Coimbra, reconoció que el ERE “es una medida difícil pero necesaria” que busca revertir la “negativa” evolución del negocio, reforzar su sostenibilidad y su competitividad. 
Aseguró que cerca del 50% de las altas brutas están asociadas con ofertas de bajo y medio coste, lo que, agregó, obliga a tener una estructura de costes preparada para competir “con éxito” en todos los segmentos.

Comentarios