martes 07.07.2020

Los trabajadores de Alu Ibérica logran una reunión con Industria tras encerrarse en el palacio municipal

Protestan por la inseguridad que 
les ha causado la súbita venta de la planta al Grupo Industrial Riesgo
Los trabajadores se reunieron con el Gobierno local, que les prestó su apoyo | patricia g. fraga
Los trabajadores se reunieron con el Gobierno local, que les prestó su apoyo | patricia g. fraga

Después de trece horas de encierro en la sala de exposiciones del Ayuntamiento, el comité coruñés de empresa de Alu Ibérica LC (la antigua Alcoa) consiguió que el Ministerio de Industria aceptara reunirse con los trabajadores mañana. Será el paso previo a la reunión del próximo martes, en la que se encontrarán tanto los representantes públicos como los trabajadores con los delegados de las empresas Alcoa y Partner Capital (antiguos propietarios de la planta) para poder ofrecer las debidas explicaciones y garantías de futuro de la fábrica tras su venta al Grupo Riesgo. “Xa pasou un ano desde que comezou o proceso, e non fixemos nada. Só queda uno”, denunciaba el presidente del comité, Juan Carlos Corbacho, que quería la promesa de convocar la mesa por escrito.

Cuando Alcoa vendió el año pasado sus plantas en A Coruña y Avilés al fondo suizo Partner Capital, se pactó con el Ministerio de Industria un proceso para la reactivación industrial que permitiría reconvertir la planta y salvar los empleos. Pero el fondo de inversión vendió las instalaciones al Grupo Industrial Riesgo. Los trabajadores se quejan de que no se están cumpliendo sus acuerdos. “O Goberno trata o noso problema cunha indeferenza total”, reprochó Corbacho que denuncia retrasos en los pagos del mes pasado. Esta incertidumbre se agrava porque no tienen claro, aseguran, el “estado xurídico da empresa”.

Lo primero, la empresa

Minutos antes de proceder al encierro con la aquiescencia municipal, el comité se había reunido  con la alcaldesa, Inés Rey, que les había brindado su apoyo, así como la promesa de interceder por ellos ante la Consellería de Industria para que ejerciera sus competencias en este caso: “O concello defende as súas reivindicacións e sempre axudará a buscar solucións”.

Corbacho considera que la Xunta también debe colaborar, pero señaló sobre todo al Gobierno de Madrid. “Queremos que se cumpla o 100% do acordado e que se repare aos traballadores polos dez meses perdidos do plan industrial e de garantías”. Por eso exigen que se devuelva todo el tiempo perdido que consideran “robado”.

Corbacho recordó que llevan años luchando por un precio competitivo de la energía eléctrica, de la fábrica de aluminio hace un uso intensivo, pero “o primeiro que temos que ter é unha empresa, en non a temos, só un montón de promesas”. Corbacho recordó que este es un proceso tutelado en primeras persona por la ministra de Industria, Reyes Maroto y que debe dar explicaciones. El representante sindical advierte que no permitirán que “se nos engane dúas veces”.

Inversión en marcha

Mientras tanto la nueva dirección de Alu Ibérica, el Grupo Riesgo, sigue adelante con sus planes, y ayer informaba de la compra de cuatro nuevos hornos de crisol basculante a gas para mejorar las plantas de Avilés y A Coruña.

La nueva materia prima principal para la producción de aluminio será la chatarra, en lugar del aluminio primario. Los dos hornos se instalarán en la planta de A Coruña una vez que se complete la instalación de gas. Estos hornos permitirán, entre otras cosas, depurar mejor la chatarra.

“Estas adquisiciones se enmarcan en la primera fase del plan industrial de futuro de las plantas. Son un punto de partida muy importante y un nuevo concepto para la viabilidad y transformación de las plantas hacia un futuro eco-industrial”, aseguran fuentes de la nueva directiva.

La nueva directiva de Alu Ibérica aprovechó la ocasión para explicar que el cese de la operación de la planta reciclado de aluminio de Avilés, que inquieta a los trabajadores coruñeses, es temporal. Está en mantenimiento y se reactivará a corto plazo.

Comentarios