Rato acusa al Gobierno de Mariano Rajoy de tramar su caída y su detención

 

El expresidente de Bankia y exvicepresidente de Gobierno, Rodrigo Rato, indicó en el Congreso que varios ministros del Ejecutivo de Mariano Rajoy fueron dejando caer acusaciones en su contra en público y en privado hasta acabar con su detención en abril de 2015. “Y me da mucha pena, porque estado 30 años en el PP”, señaló en su comparecencia ante la comisión de investigación de la crisis financiera.

 

Rato acusa al Gobierno de Mariano Rajoy de tramar su caída y su detención
Rato se prepara para comparecer ante la comisión de investigación de la crisis financiera y el rescate bancario | jj guillén (efe)
Rato se prepara para comparecer ante la comisión de investigación de la crisis financiera y el rescate bancario | jj guillén (efe)

El expresidente de Bankia y exvicepresidente de Gobierno, Rodrigo Rato, indicó en el Congreso que varios ministros del Ejecutivo de Mariano Rajoy fueron dejando caer acusaciones en su contra en público y en privado hasta acabar con su detención en abril de 2015. “Y me da mucha pena, porque estado 30 años en el PP”, señaló en su comparecencia ante la comisión de investigación de la crisis financiera.
En respuesta al ponente del PP, Miguel Ángel Paniagua, que le había echado en cara el “daño” hecho al partido por los escándalos de las tarjetas black y Bankia, Rato replicó desvelando actuaciones del Gobierno de Rajoy en su contra. Según explicó, la principal acusación que provocó su detención el 16 de abril de 2015, la del delito de alzamiento de bienes, sin la cual no se habría podido permitir el registro de su domicilio, se cayó “a los quince días”. Y sobre la acusación de delito fiscal, asegura que lleva tres años esperando que se concrete, pues mantiene que no hay ninguno.
Rato recordó que su detención, delante de sus hijos y sus vecinos, partió de una denuncia de la Agencia Tributaria, del Ministerio de Hacienda, y dio a entender que en las semanas previas estuvo acompañada de toda una serie de movimientos en su contra por parte de miembros del Gobierno.
Así, relató que la víspera de su detención, el 15 de abril, el ministro de Justicia, Rafael Catalá, reveló sus datos fiscales en un programa de televisión. “¿Cómo puede saberlos? Es una pregunta que todavía no he sido capaz de contestar”, añadió. Y un día antes, el 14 de abril, dijo que fue el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, quien se refirió a su situación tributaria, aunque “con más habilidad” que Catalá.
Todo ello, agregó, porque un día antes se había publicado una información acerca de que el Servicio contra el Blanqueo de Capitales, que depende del Ministerio de Economía de Luis De Guindos, le estaba investigando. Según indicó, el periodista autor de esa noticia se había reunido la semana anterior con el propio De Guindos y, ante otros compañeros de prensa, atribuyó al ministro el origen de su información.
A todo ello suma que entre los meses de marzo y febrero de 2015 fue avisado por tres personas de que el Gobierno quería meterle en la cárcel”. Se trata de un director de un medio de comunicación, de un articulista y de un ex alto cargo del PP.

Báñez avisó a su secretaria
El colofón de su relato es que, según contó, a principios de febrero, la ministra de Trabajo, Fátima Báñez, le dijo a su secretaria que le abandonara: “Le dijo que se fuera separando de mí porque iba a tener problemas con mis declaraciones Hacienda”, sostiene.
Además, Rato aseguró que el rescate bancario costó más a los accionistas que al erario público. “¿Eso es un saqueo?. No. Eso es el mercado, amigo”, le dijo al diputado de Cs Toni Roldán.
El parlamentario criticó que Rato permitiera un Consejo de Administración de Bankia que representaban el “capitalismo de amiguetes” para cumplir con sus compromisos políticos y señaló las “corruptelas” que cometió con las “tarjetas black”.
“Usted fue la niña de un cartel financiado por las cajas de ahorro y fue a jugar a Bankia para mantener este sistema”, le recriminó, al tiempo que le dijo que ya sabía que “asumía una bomba de relojería”. En este aspecto, el exdirigente de Bankia le respondió que él no era un kamikaze y defendió su actuación en Caja Madrid y posteriormente en Bankia. l