La patronal gallega afronta una semana clave a la espera de algún candidato a la presidencia

La patronal gallega afronta una semana clave al encontrarse sin aspirante a la presidencia a pocos días de que expire el plazo para presentar candidaturas, el próximo viernes 13, a las 13.00 horas.

 

La patronal gallega afronta una semana clave a la espera de algún candidato a la presidencia

La patronal gallega afronta una semana clave al encontrarse sin aspirante a la presidencia a pocos días de que expire el plazo para presentar candidaturas, el próximo viernes 13, a las 13.00 horas. Una semana después, el día 20, la Confederación de Empresarios de Galicia (CEG) celebrará una asamblea en la que decidirá su futuro inmediato.
Por el momento, y pese a que el último presidente, Antón Arias, dejó el timón de la CEG hace ya más de cinco meses (el pasado 25 de enero), nadie ha manifestado abiertamente su intención de presentarse. Solo el responsable de la confederación de empresarios de Ourense, José Manuel Pérez Canal, reflexiona sobre si dar el paso o no. Precisamente, Pérez Canal, de acuerdo con las fuentes consultadas, apurará este fin de semana para decidir si intenta hacerse con el liderazgo de la patronal, después de haberlo intentado hace ahora dos años y medio (en enero de 2016). Entonces perdió por 10 votos frente al también ourensano Antonio Dieter Moure.
Frente a las discrepancias que en los últimos años han lastrado el funcionamiento de esta organización, en estos momentos existe coincidencia en un pronóstico: si hay candidato o candidatos, se sabrá in extremis, y es posible que no los haya.

Reforma de los estatutos
De ser así, la asamblea extraordinaria del viernes 20 se celebraría igualmente, y algunas fuentes consideran que sería el momento de retomar la idea de acometer una reforma en los estatutos para apostar por un “gobierno colegiado”, como el que ha dirigido la CEG desde finales de enero y en los otros períodos de interinidad con la marcha de los últimos tres responsables.
Y es que, desde la marcha del vigués José Manuel Fernández Alvariño en noviembre de 2015 (fue el único candidato en julio de 2013, tras la marcha de Antonio Fontenla, pero su mandato estuvo marcado por una oposición interna que denunciaba supuestas irregularidades en su gestión), han dimitido tanto Dieter Moure (en octubre de 2016, por lo que apenas estuvo en el cargo nueve meses) como el coruñés Antón Arias. Este último aguantó en el puesto algo más de un año, pero su período estuvo marcado igualmente por las luchas entre sectores, toda vez que las confederaciones de Ourense y Pontevedra le acusaban de un “pecado original”: Arias presentó su candidatura a pocos minutos del cierre del plazo y lo hizo vinculado al apoyo de las provinciales de A Coruña (que dirige Fontenla desde hace más de 20 años) y Lugo (a cuyo frente está Jaime López).
Esto fue interpretado por el presidente en Pontevedra, Jorge Cebreiros, y por el propio Pérez Canal, como una deslealtad al compromiso de consensuar un nombre para dirigir la CEG. En este escenario, el comité directivo de la confederación de Pontevedra (CEP) acaba de aprobar varios acuerdos, uno de ellos, el que establece que, “de volver a ser engañados” si alguien presenta su candidatura “en los últimos 10 minutos”, esta organización estudiará abandonar “definitivamente” la patronal gallega. “No se puede volver a cometer este error”, aseveró Cebreiros.
Otra de las posibilidades que contempla la CEP es que surja un candidato con tiempo “suficiente” para que Pontevedra también presente al suyo. “Tenemos magníficos empresarios entre los 32 asamblearios y cualquiera sería muy buen candidato”, defiende.