domingo 15.12.2019

Errores que no debes cometer al pedir un préstamo personal

Errores que no debes cometer al pedir un préstamo personal
Errores que no debes cometer al pedir un préstamo personal

Los préstamos personales ofrecen una gran libertad financiera pues permiten gestionar el dinero presente y futuro con gran flexibilidad. Por supuesto, todo se ofrece a cambio de un precio, lo que quiere decir que antes de contratar cualquier préstamo personal, debemos conocer bien el servicio. A continuación, Loan Scouter nos muestra algunos errores comunes cometidos por los consumidores con los préstamos personales.

Pedir más dinero del necesario

Un error habitual es pedir más dinero del que se necesita “por si acaso”. Esto no es una buena práctica, porque probablemente acabemos gastando ese dinero y luego tendremos que hacer un esfuerzo mayor para devolverlo y pagar más intereses por él.

No obstante, hay que matizar que tampoco hay que pedir el dinero demasiado justo, ya que es importante poder pagar, lo que sea que vayamos a pagar con el dinero del préstamo. Si nos quedásemos cortos, podríamos vernos con un montón de dinero en la cuenta, pero que no es suficiente para lo que queríamos hacer. Por tanto, debemos solicitar lo justo y necesario, pero asegurándonos que esa cantidad es realmente suficiente.

Prolongar el préstamo más tiempo del necesario

Generalmente, los préstamos se devuelven en cuotas mensuales. Esto quiere decir que cuanto más prolonguemos el plazo del préstamo, menos pagaremos cada mes como cuota mensual, pero más pagaremos en total en intereses.

Por eso, para muchos es tentador elegir un plazo largo y que la cuota sea pequeña. Sin embargo, no es aconsejable por los ya mencionados intereses.

Lo mejor es elegir la cuota más alta posible, siempre estando seguros de que podremos devolverla sin problemas, incluyendo meses en los que tendremos más gastos, como uno en que se acumulen cumpleaños o la época de bodas si predecimos que nos invitarán a varias.

No comparar

Tener una entidad de confianza es respetable, pero eso no debería hacer que nos acomodemos sin comparar. Comparar, solo significa conocer lo que hay por ahí. Luego podremos elegir nuestra entidad de toda la vida si queremos. Lo importante es que al tomar esa decisión seamos consciente de los precios de mercado y de lo que podríamos conseguir en otros sitios.

Esta información, te puede ayudar incluso a comparar con tu entidad, mostrando que en otro sitio te ofrecen el mismo préstamo en mejores condiciones.

Fijarte solo en la TAE

Además de la TAE que es un factor esencial para elegir un préstamo, hay que comprobar también otras condiciones. Entre ellas:

La cantidad bruta total a pagar en intereses, las comisiones por cancelar el préstamo de forma anticipada y por extender el plazo de vencimiento, los otros productos que nos obliguen a contratar para recibir el préstamo y las comisiones vinculadas a los mismos, etc.

Tener mido a poner una garantía

En principio poner una garantía para el préstamo debería ayudarte a recibir una oferta de préstamo con intereses más bajos. Si te da miedo poner una garantía porque temes perderla, seguramente no sea buena idea solicitar el préstamo, ya que no deberíamos pedir un préstamo si no estamos seguros de poder devolverlo. La solución puede ser ahorrar unos meses y pedir un préstamo menor una vez hayamos conseguido el ahorro.

Comentarios