lunes 18.11.2019

La sorprendente exclusión de Montero del Mundial

El remero del Cedeira se plantea si volverá a competir con la selección en caso de continuar la actual Comisión Técnica
El ferrolano, con la equipación del combinado nacional | j. lara
El ferrolano, con la equipación del combinado nacional | j. lara

En poco más de una semana el remero ferrolano Joaquín Montero –Remo Cedeira– tenía programada su participación en el Campeonato de Mundo que se celebrará en Austria, cita, además, clasificatoria para los Juegos Olímpicos de Tokio.

Sin embargo, el deportista local se ha visto obligado, de manera sorpresiva, a cambiar estos planes por un inesperado regreso a casa, debido a la notificación de una Comisión Técnica de la Federación nacional cuyas decisiones, desde su llegada hace dos años, han sido muy cuestionadas por los remeros de la selección española, así como por sus preparadores. Este “corte de cabezas” llevado a cabo por la entidad ha afectado a ocho de los quince integrantes del combinado que estaban concentrados en Banyoles de cara a ultimar su preparación para este Mundial.


Y es que, si bien desde el pasado julio los técnicos del conjunto estatal habían dicho tanto al ferrolano como al resto de estos remeros que su presencia en la cita internacional era un hecho en la línea en la que estaban, una inesperada toma de tiempos convocada por esta Comisión fue más que suficiente para que sus miembros –dos– tomasen una decisión unilateral de dejar en tierra a estos deportistas.


“Nuestros entrenadores nos dijeron que no nos preocupásemos de esta toma, que la hiciésemos como parte del entrenamiento”, comenta Montero, “les planteamos realizar una descarga de entrenamientos para esta prueba, pero nos dijeron que no era necesario”. Una competición en la que, según los propios remeros, no estaba la citada Comisión, que se limitó, en función de los tiempos plasmados en el papel, a tomar una decisión. “No nos han visto nunca entrenar ni trabajar”,

comenta Montero, “incluso les llamaron los entrenadores para explicarles que la lucha en el momento de ese test no era la de dar buenos tiempos, que no era el momento”, en relación a buscar el mejor pico de forma en su participación en el Mundial. No sirvió de nada. Este ente, que cuenta con la última palabra, no tuvo en cuenta la voluntad ni de entrenadores ni del extécnico de Gran Bretaña Robin Williams, contratado por la Federación para asesorar.


La marcha de esta nutrida delegación del equipo nacional llevó, como es lógico, a reordenar tripulaciones y barcos para la ahora, mucho más escasa presencia de España en la prueba –y de ese modo sus opciones de plaza para Tokio–. "Hay gente que sin ningún tipo de prueba va a ir en un determinado barco", comenta sorprendido un Montero que, asimismo, manifiesta su intención de no volver a formar con el combinado nacional mientras se mantengan los miembros de esta Comisión que, ya el año pasado protagonizó una situación similar.

Comentarios