El Racing prolonga su progresión

Joselu intenta llevarse la pelota ante la oposición de dos rivales | daniel alexandre

Una segunda victoria, mucho más holgado que la primera, confirma que el Racing progresa adecuadamente. El equipo ferrolano, de hecho, empieza a acercarse a las posiciones en las que pretende estar esta temporada

Una segunda victoria, mucho más holgado que la primera, confirma que el Racing progresa adecuadamente. El equipo ferrolano, de hecho, empieza a acercarse a las posiciones en las que pretende estar esta temporada y, sobre todo, a demostrar que pretende convertir A Malata en un fortín del que apenas se escapen puntos. Ayer lo comprobó el Polvorín, el único filial que hay en el grupo 1 de Tercera y que acabó siendo goleado por un adversario que, a la calidad de sus jugadores, añade una solidez que lo convierte en un adversario con muchos recursos.
El rendimiento dado en la segunda parte del partido del pasado domingo frente el Ourense CF animó al Racing a seguir ayer por el mismo camino. Con la velocidad por bandera y la presión muy cerca de la portería contraria, el equipo ferrolano dominó desde el principio y ya estuvo a punto de adelantarse en el primer minuto de partido cuando Joselu, en boca de gol, remachó desviado un centro desde la izquierda de Pablo Rey. El capitán racinguista, sin embargo, no falló a la segunda, cuando recibió un pase de Marcos Álvarez y desde dentro del área estrenó el marcador.
Este tanto pareció “despertar” un poco a un cuadro visitante que, sin embargo, vio cómo al poco su adversario ampliaba su renta gracias a una acción a balón parado que Pablo Rey resolvió con un disparo a la escuadra desde el vértice izquierdo del área visitante. Y, con el encuentro ya encarrilado, el cuadro verde cayó en una cierta complacencia que permitió al Polvorín esta a punto de reducir las distancias a poco que hubiese estado algo más acertado en las situaciones de que dispuso, sobre todo en un cabezado de Mauricio Quezada que se marchó ligeramente desviado de la portería racinguista a poco para el intermedio.

Regreso
El Racing recuperó después del descanso el nivel al que había empezado el partido tras el desconcierto mostrado en los compases finales del primer acto. Y eso neutralizó el levantamiento protagonizado por el Polvorín en los últimos minutos del período inicial. De hecho, el cuadro verde volvió a llegar con más asiduidad a la portería contraria, lo que acabó con un nuevo tanto después de que el envío a la carrera de Joselu se resolviese con este sorteando la salida del meta rival para enviar la pelota a un Juan Antonio que remachó la pelota a la red.
Con el 3-0, el partido pasó a estar incluso más sentenciado de la que ya estaba. Por parte del conjunto de la ciudad naval, porque ya tenía suficiente con la ventaja que atesoraba. Por parte del Polvorín, porque apenas tenía argumentos para traducir sus acercamientos a la portería local en ocasiones para marcar. Así que los minutos fueron pasando sin demasiados movimientos en el terreno de juego, solo el gol de Marcos Álvarez después de resolver una carrera por la banda izquierda que acabó por establecer el marcador y la goleada de la escuadra ferrolana. l