Lunes 19.11.2018
racing 1- 0 ourense cf

El Racing estrena su casillero

La primera victoria del Racing en la liga del grupo 1 de Tercera llegó en lo que puede ser el preludio de lo que va a ser habitual durante la competición.

Carlos García intenta zafarse del marcaje de un rival durante el encuentro  | jorge meis
Carlos García intenta zafarse del marcaje de un rival durante el encuentro | jorge meis

La primera victoria del Racing en la liga del grupo 1 de Tercera llegó en lo que puede ser el preludio de lo que va a ser habitual durante la competición. El equipo ferrolano, por insistencia, acabó por derribar el muro que le planteó su rival, esta vez un Ourense CF que fue de más o menos durante el encuentro. Fue el reflejo de la superioridad, sobre todo a nivel físico, de un cuadro que gana en confianza con este resultado para seguis mejorando como grupo y que en los siguientes compromisos puede ganar con otros argumentos más futbolísticos.
Esos que apenas se vieron en la primera parte del partido de ayer. Puede que porque el sofocante calor que se registraba cuando empezó el partido no permitiese a ninguno de los dos equipos pensar con claridad, pero lo cierto es que a pesar de que fue el cuadro verde el que intentó llevar la iniciativa, sus llegadas a la portería de un rival que se defendió con orden fueron escasas. De hecho, no fue hasta que el tiempo reglamentario estaba casi cumplido cuando llegó su mejor ocasión, una volea de Carlos García a centro desde la derecha de Seoane que se fue demasiado desviada.

Cambio
La segunda parte ya fue otra cosa. A pesar de que el cuadro visitante dispuso de su mejor ocasión cuando no habían pasado ni cinco minutos de este período –Bruno recibió la pelota en la frontal, se dio la media vuelta y realizó un disparo que Diego Rivas despejó a córner “in extemis”–, el cuadro verde se mostró netamente superior. Sobre todo gracias a su mayor capacidad física, traducida en las internadas por la banda derecha de Marcos Álvarez. De hecho, de él salieron un par de acciones que a punto estuvieron de permitir al cuadro local adelantarse en el marcador. Fueron veinte minutos de claro dominio local que, sin embargo, no se reflejaron en el marcador, que seguía en empate.
El dominio continuaba siendo racinguista, pero los cambios realizados por su rival le permitieron tomar aire cuando más apretado estaba. Así que el partido se igualó y las ocasiones –que no los acercamientos del cuadro local– empezaron a escasear. Sin embargo, la insistencia del grupo verde hizo que a menos de diez minutos para el final del tiempo reglamentario su rival cometiese, por agotamiento, un penalti que transformado por Pablo Rey permitió adelantarse a la formación local.
La desventaja hizo que, aun teniendo pocas fuerzas, el Ourense CF se estirase en busca del empate. Y, aunque no llegó a generar un gran peligro, sí fue capaz de acercarse varias veces a la portería racinguista. El equipo ferrolano, en cambio, encontró huecos en la defensa de un rival que estaba volcado. Sin embargo, tampoco acertó a aprovecharlos y el encuentro se quedó con la victoria por la mínima del cuadro local. l

Comentarios