Ocasión para coger otra vez impulso

Jardí junto al presidente del Racing, José María Criado, durante su presentación como racinguista | emilio cortizas

Llega al Racing Jaume Jardí (Reus, 2002) con la intención de encontrar la continuidad de la que no gozó en el Real Madrid Castilla. En el filial madridista disputó la pasada temporada 429 minutos, repartidos en 18 partidos. Ahora, como explicó en su presentación, se une al club ferrolano con la intención de “impulsar mi carrera... pero especialmente para ayudar al equipo”. De ahí que asegure llegar “con mucha ilusión... sobre todo por el interés que han puesto en mí”.


Favorece a sus intenciones la manera de jugar que tiene el Racing, un estilo del que ya habló con Cristóbal Parralo y que considera “perfecto para mí”. Es un juego que conoce por su formación en la cantera del Barcelona, club al que llegó a los 14 años desde su localidad natal y con el que debutó en Segunda B en las filas del filial. Pero la pasada campaña dejó la entidad catalana para unirse al Real Madrid –“el club que sentía que me quería y donde me sentía valorado”, dijo– y del que ahora llega cedido para darle un impulso a su carrera.

 

 

Amplitud


Capacitado para jugar en las dos bandas del mediocampo –aunque dice sentirse más cómodo en la derecha–, Jardí se define como “un extremo más habilidoso que rápido, con buen golpeo de balón, trabajador... y que se puede meter hacia posiciones interiores”. Son las cualidades que espera aportar al cuadro verde para competir por la titularidad con Pep Caballé, Carlos Vicente, Luis Chacón o Heber Pena, los futbolistas que ocupan a esa zona y con los que coincidió por primera vez en la sesión vespertina realizada ayer.


Aunque ya estuvo en el estreno de Primera RFEF, la temporada pasada, Jardí espera que esta campaña le sirva para “seguir ganando experiencia en la categoría”. Y si entonces ya percibía que iba a ser una liga “muy dura, muy cerca de lo que es el fútbol profesional”, ahora vaticina que “va a ser incluso más dura, porque se juntan dos descensos muy potentes (Fuenlabrada y Alcorcón) y ascensos importantes (Córdoba o Pontevedra)”. De ahí que el futbolista catalán reconozca que “va a estar complicado... pero se va a pelear”. 

Ocasión para coger otra vez impulso

Te puede interesar