Sábado 23.02.2019

Misión imposible para O Parrulo

El equipo ferrolano no pudo hacer frente al Osasuna Magna navarro

Diego Núñez trata de cortar el lanzamiento de un contrario  | CA Osasuna Magna
Diego Núñez trata de cortar el lanzamiento de un contrario | CA Osasuna Magna

Sacar algo positivo de su visita de ayer al Osasuna Magna era una misión casi imposible para O Parrulo. A los problemas físicos con los que se presentó a este enfrentamiento se sumó el hecho de que enfrente tenía uno de los equipos de Primera que atraviesa por un mejor momento –llevaba seis jornadas sin conocer la derrota, incluidas cinco victorias–. Así que la combinación de todo ello llevó a perder al equipo ferrolano, que no pudo seguir sumando en su camino hacia la permanencia entre la elite.

Entre la ausencia de algunos de sus jugadores más importantes y que otros de los que sí tomaron parte en el partido no lo hicieron en sus mejores condiciones, O Parrulo se dedicó a mantener su portería a salvo de los ataques del Osasuna Magna. El cuadro navarro, por su parte, fue aumentando la intensidad de su dominio con el paso de los minutos, pero a veces la falta de puntería de sus jugadores, otras los palos y en algunas más las buenas actuaciones del meta Chemi impidieron que el marcador del partido se moviese a favor de la escuadra anfitriona.

Tanto fue el cántaro a la fuente que acabó por romperse a menos de dos minutos para llegar al descanso. El gol, sin embargo, no cambió la decoración del encuentro, porque el Osasuna Magna siguió asediendo la portería visitante desde que empezó la segunda parte. Ahí se topó con el cancerbero de O Parrulo, que se convirtió en clave para que la escuadra de la ciudad naval siguiese a solo un tanto.

Riesgo
Tan reñida estaba la situación que el equipo ferrolano apostó de manera puntual por el juego de cinco para intentar lograr el empate en el marcador. Sin embargo, la estrategia no le salió bien a O Parrulo, porque a los pocos minutos el Osasuna Magna marcó un par de tantos para romper el partido antes de que el equipo ferrolano, con tiempo muerte, intentase quemar sus últimos cartuchos para puntuar.

Con Miguel como portero-jugador, el equipo ferrolano solo encontró en el tanto del debutante Moreno cierta esperanza para sacar algo positivo de este partido. Sin embargo, no resultó suficiente, puesto que O Parrulo no tenía ni medios ni fuerzas para algo que no fuese si no la derrota.

Comentarios