domingo 27/9/20

El galimatías de Segunda B cobra forma

La RFEF ratifica el itinerario de una competición que se divide en tres fases y de la que en los próximos días se conocerá el calendario
Joselu protege el balón ante el acoso de dos jugadores rivales | jorge meis
Joselu protege el balón ante el acoso de dos jugadores rivales | jorge meis

Se hizo de rogar pero la Segunda División B tiene al fin sistema de competición y el Racing conoce ya la hoja de ruta que lo guiará en los próximos meses. Tal y como se esperaba, la Real Federación Española de Fútbol dio el visto bueno a una liga dividida en tres fases, con la extensa nómina de grupos –cinco– y subgrupos –diez– que había pactado la comisión de presidentes territoriales y dos premios sobre la mesa: el principal, el ascenso a Segunda División; y el de consolación, el acceso a la nueva categoría, conocida hasta el momento como Segunda Pro pero que ayer fue rebautizada oficialmente como Primera RFEF.

La Junta Gestora del máximo organismo del fútbol nacional ratificó que las competiciones que de ella dependen, tanto en lo que al fútbol como al fútbol sala se refiere, arrancarán el 18 de octubre, aunque habrá que esperar a las próximas horas –previsiblemente hoy, pero podría llegar mañana– para conocer lo que depara el sorteo del calendario. Esa es la única incógnita que queda por desvelar en un escenario en el que se confirma que, en primera instancia, los rivales directos del Racing serán Pontevedra, Coruxo, Celta B, Deportivo de A Coruña, Compostela, Guijuelo, Salamanca, Unionistas y Zamora como integrantes del subgrupo 1A; y que, posteriormente, se cruzará con escuadras procedentes del subgrupo 1B, es decir, el Covadonga, Marino de Luanco, Lealtad, Real Oviedo B, Real Sporting B, Langreo, Burgos, Cultural Leonesa, Valladolid Promesas y Numancia.

Ahora bien, cómo se desarrollarán las tres fases de competición es un galimatías que obligará a los equipos a adentrarse en recorridos laberínticos hasta desembocar, en el mejor de los casos, en la Primera RFEF; en la Segunda RFEF –actual Segunda División B–, como mal menor; o en la Tercera RFEF –la Tercera División actual–, en el escenario más catastrófico.

Itinerarios

En la primera fase, el Racing y los otros nueve equipos de su subgrupo se embarcarán en una liga a doble vuelta de 18 jornadas. Al término de la misma, los tres primeros, además de garantizar su acceso a la futura Primera RFEF, seguirán el itinerario que conduce al ascenso; los situados entre los puestos cuarto y sexto pujarán en lo que resta de temporada por alcanzar una de las vacantes en esa nueva categoría; mientras que al resto les tocará evitar el descenso a Tercera RFEF.

En el primero de los casos, el ansiado por el ambicioso proyecto racinguista, el futuro de los pupilos de Emilio Larraz pasaría por juntarse en la segunda fase con los tres mejores del subgrupo 1B. Este tramo de la competición, con cinco grupos de seis equipos cada uno, se disputará por sistema olímpico, lo que supone que las escuadras arrastrarán los puntos obtenidos en el primer tramo de competición. Ya no deberán jugar contra los rivales de su mismo subgrupo, por lo que les esperará una liguilla a doble vuelta de seis jornadas.

Los tres mejores de cada uno de esos cinco cuadros, así como el más destacado de los cuartos, disputarán el play-off de ascenso. Serán en total 16 equipos que se reunirán en una sede única. Para ascender habrá que superar dos eliminatorias.

Una de las novedades será la posibilidad de que en el banquillo se sienten hasta nueve suplentes con la intención de hacer un máximo de cinco cambios en las tres interrupciones que se contemplan, así como una sustitución adicional en caso de prórroga –en el play-off–.

Además, se establecen disposiciones específicas en caso de que sea necesario paralizar la competición por causas de fuerza mayor derivadas de los protocolos de prevención del coronavirus. De la misma forma, la normativa contempla que será necesario completar al menos el 50% del campeonato para que se puedan hacer efectivos los descensos y ascensos de categoría. De lo contrario, la competición sería declarada nula. l

Comentarios