Martes 25.06.2019

El Racing suma y sigue

El equipo ferrolano encadena frente al Laracha su sexta victoria consecutiva en un partido en el que acabó sufriendo tras no aprovechar antes sus opciones

Marcos Álvarez trata de llevarse la pelota ante la entrada de un rival y delante de la meta contraria  | daniel alexandre
Marcos Álvarez trata de llevarse la pelota ante la entrada de un rival y delante de la meta contraria | daniel alexandre

RACING - LARACHA: 1-0

A nivel clasificatorio la victoria que el Racing consiguió ayer sobre el Laracha apenas conlleva variaciones –se mantiene en la segunda plaza, a cuatro puntos de distancia del liderato y con la misma renta sobre tercer y cuarto clasificados–. Sin embargo, este resultado amplía a seis el número de triunfos consecutivos que lleva. Fue la mejor noticia de un encuentro que el equipo encaró diezmado a nivel de efectivos –solo disponía de catorce de la primera plantilla– y en el que acabó sufriendo por la oposición que presentó su rival.


El susto que el Racing se llevó nada más empezar el partido –una llegada del Laracha en la que Adri Castro y Ortuño estuvieron a punto de adelantar a su equipo en el marcador– le sirvió al equipo ferrolano para darse cuenta de que ganar no iba a ser una cosa sencilla. De ahí que empezase a subir su nivel –o sea, a llegar a la portería contraria– hasta que encontró el premio del gol a los quince minutos a través de un cabezazo de Garrido después de un saque de esquina.


Lo que sí hizo el tanto fue dejar claros los roles de los contendientes. Así, el Racing redobló su dominio ante un rival que, aunque no paró de dejar muestras de la calidad, sí demostró cierta bisoñez en el terreno de juego. Las llegadas racinguistas al área rival, de hecho, fueron más o menos continuas y solo su falta de acierto –como en una acción de Seoane por banda que Borja Hernández remachó fuera– impidió que el marcador se agrandase

Alternativas


Ya en la segunda mitad, otra vez los primeros minutos le trajeron un susto al Racing con el remate fuera de Javi Sandá después de que Víctor ganase la línea de fondo por la banda derecha. Pero, igual que en el primer período, el cuadro verde parecía estar un paso por encima de su rival y los remate de Marcos Álvarez, Pablo Rey o Juan Antonio estuvieron a punto de ampliar la renta en el marcador.


Lo apretado el marcador, sin embargo, mantuvo la incertidumbre casi hasta el final. Sobre todo porque en el tramo final fue el Racing el que no demostró la veteranía que se le presupone y, al echarse demasiado atrás, permitió a su rival llegar con cierto peligro sobre la portería defendida por Diego Rivas. Sin embargo, cuando mejor pintaban las cosas a su favor, la expulsión de Javi Sandá redujo sus posibilidades de sacar algo positivo de A Malata.


Aunque diese la sensación de ir más lentos de lo que el Racing quería, los últimos minutos del partido acabaron pasando y los tres puntos se quedaron en A Malata .

Comentarios